Jesús Calleja comienza a grabar la sexta temporada de ‘Volando voy’ con el objetivo de impulsar la repoblación rural

Volando Voy-J.Calleja (1)
  • Al ya mítico helicóptero se suman ocho caravanas que ya han llegado a la localidad leonesa de Maraña, primer destino del programa

  • El momento excepcional en el que se grabarán las nuevas entregas tendrá gran peso en el contenido, las misiones, las motivaciones del equipo y la emotividad de las historias personales

  • Las grabaciones se llevarán a cabo bajo un estricto protocolo de higiene y seguridad para preservar la salud del equipo y los vecinos de los lugares a donde se desplace

Tras el confinamiento, en un momento en el que muchas personas miran al campo y a los pueblos con ganas de vivir lejos de las grandes ciudades, ‘Volando Voy’ inicia la grabación de las entregas de su sexta temporada, cuyo hilo conductor será la repoblación de zonas vaciadas, poniendo en valor las oportunidades que ofrece el entorno rural para aquellos que piensan en un cambio de vida. 

El equipo del programa con Jesús Calleja al frente ha comenzado un nuevo periplo que estará caracterizado por las especiales circunstancias del momento que vivimos: El helicóptero se adaptará para preservar la seguridad de Jesús y sus eventuales acompañantes y la propia producción del programa incorporará novedades que tendrán reflejo en las nuevas entregas. ‘Volando voy’ se convertirá así en una gran road movie: el equipo se trasladará en caravanas por carretera y se alojarán en ellas a modo de casas rodantes que pasarán a ser escenarios integrados en los remotos lugares rurales que visiten. 

Objetivo: repoblación 

Sin perder de vista la esencia original del programa -visitar lugares remotos para contar las historias de sus habitantes y mostrar sus bellos paisajes desde el aire-, la nueva temporada de ‘Volando Voy’ pondrá el acento en la necesidad que tienen muchos pueblos de atraer a nuevos vecinos y retener a los que ya tienen. Para ello, en los últimos meses, Jesús Calleja ha hecho varios llamamientos a través de sus redes sociales pidiendo a sus seguidores que contactaran con el programa si querían cambiar de vida. Varias de esas historias se verán en las nuevas entregas, que serán grabadas bajo las condiciones de higiene y seguridad pertinentes.

El primer destino es Maraña, en León, una pequeña localidad en el Parque Regional de Picos de Europa con la que Calleja tiene una gran vinculación porque allí se hizo montañero. ‘Volando Voy’ irá también a los Valles Pasiegos, en Cantabria, para instalar Internet en una vieja biblioteca y convertirla en un espacio de coworking rural. 

El tercer destino será el municipio de A Veiga, en Orense, donde unos repobladores deberán aprender todo lo necesario para hacerse cargo de una casa rural. El equipo también viajará hasta Arribes de Duero, en Zamora, donde todo el pueblo se volcará en hacer realidad el proyecto rural de los recién llegados

El sur también tendrá su protagonismo en esta temporada: La Sierra de Segura, Cazorla y Las Villas, en Jaén, serán los lugares donde el equipo, con ayuda de la gente local, intentará reabrir la única panadería del pueblo y llevar a un panadero para regentarla. La Alpujarra granadina será otro de los destinos, en el que Calleja tratará de recuperar una antigua acequia árabe para abastecer de agua a sus habitantes, el ganado y la agricultura. 

Por último, en la Pueblanueva y sus alrededores, en Toledo, ‘Volando Voy’ mostrará cómo se trabaja la forja y otras artesanías para atraer herreros a la zona.