El ritual de Lara Álvarez horas antes de ir a la casa de Gran Hermano

'Que no salga de aquí' pudo captar también la dedicatoria especial que Lara quiso grabar para Raúl, un trabajador 'histórico' de Mediaset que quería soprender a su hija, y con el que se cruzó en el ya famoso pasillo de Telecinco.