Aborígenes de pega

.

La Fundación CEAR ha denunciado el daño ocasionado al proyecto de cooperación que desarrolla en Namibia con la población indígena San (bosquimanos), protagonistas del programa Perdidos en la tribu, de Cuatro, y lamenta que "se ponga en ridículo una de las culturas más antiguas del planeta".
Según la responsable de sensibilización de la Fundación CEAR, Arancha Freire, se trasladó a doce familias a 700 kilómetros de sus casas para la grabación del programa, en el que aparecen con ropa que no es la habitual, la que utilizan en ocasiones especiales, "abandonando sus cultivos en la época más importante del año y sacando a los niños de los colegios".
Y ha añadido que el proyecto proyecto que la organización desarrolla en Namibia desde 2006 -que es un convenio de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID)- se ha tenido que retrasar porque "las consecuencias después del programa han sido que el alcohol ha entrado en la comunidad, donde no existía y estaba prohibido, y su consumo ha generado problemas sociales de conflicto y violencia de género". Además, explica que el dinero que han recibido por la participación en el reality "se lo han gastado en cosas poco rentables".
Del mismo modo, la representante de la organización lamenta que el resultado de esta grabación haya sido "un espectáculo irreal, ya que desgraciadamente la vida de estos pueblos no es tan bonita, ni tan idílica, porque son uno de los pueblos más pobres de la tierra, que tienen problemas de hambre, de acceso a la educación y que han sufrido explotación durante muchos años por parte del resto de los habitantes de Namibia". Y ha añade que "estamos seguros de la buena fe de Cuatro, pero creemos que se deberían haber informado y haber dado otro enfoque, visto las consecuencias del proyecto televisivo".
La cadena de televisión asegura que no tiene constancia de ninguna denuncia, ni de las informaciones expresadas por la ONG.
Cuatro expresa su respeto a las opiniones sobre sus programas, aunque no comparta sus puntos de vista y señala que los datos difundidos por la ONG no afectan a la esencia del programa: el "choque cultural de familias españolas cuando entran en contacto con los modos de vida de pueblos primitivos", expone en un comunicado. Recuerda que para la realización de los programas, la productora Cuatro Cabezas cuenta con los debidos permisos de los gobiernos y autoridades locales y que, "obviamente, los pueblos de acogida de las familias españolas que intervienen en el programa han sido compensados".
Por su parte, la AECID ha mostrado su "preocupación ante este caso y se encuentra en proceso de recabar la información pertinente sobre el desarrollo del proyecto de cooperación que financia en Namibia y ejecuta CEAR", explica la agencia española.