La CBS no tendrá que pagar la multa por el incidente de Janet Jackson en la Superbowl

Super Bowl 2004mediaset.es
Los jueces han argumentado que la FCC, Comisión Federal de Comunicaciones, organismo encargado de la regulación de la radio y la televisión estadounidenses, actuó de manera "arbitraria y caprichosa" cuando impuso a CBS la multa por transmitir imágenes "indecentes".
La hermana de Michael Jackson y Justin Timberlake entonaban, en un intervalo del partido, el éxito Rock your body. Janet, vestida de cuero negro, bailaba de forma sensual mientras Timberlake cantaba "Quiero tenerte desnuda cuando termine esta canción".
El ex novio de Britney Spears tiró de la vestimenta de la cantante y la dejó con un pecho al aire. Temerosas de ser castigadas con las multas que suele imponer la FCC, las cadenas televisivas salieron a pedir disculpas.
El tribunal entiende que la FCC cambió en ese momento la política que ha seguido durante 30 años, la de imponer multas por imágenes indecentes únicamente si son demasiado fuertes para la audiencia. La corte considera, además, que la CBS no es responsable de los actos de Janet Jackson y Justin Timberlake.
La cadena de televisión recurrió en septiembre pasado la multa de 550.000 dólares (346.000 euros) de la FCC. El organismo regulador decidió multar con 27.500 dólares (17.300 euros)  a cada una de las 20 estaciones de televisión que pertenecen a la cadena CBS y que transmitieron la polémica actuación.
La cadena rechazó el argumento de la comisión diciendo que era un accidente que no se podía prever, y recurrió ante el tribunal de apelación de Filadelfia la imposición de la multa. La FCC alegó que la cadena "consciente y deliberadamente, no adoptó ninguna medida para impedir la emisión" y que es "responsable del espectáculo que se emite en el intermedio del encuentro".
100 millones de espectadores vieron la comprometida escena
La retransmisión de la Superbowl, el partido final de la Liga Nacional de Fútbol americano (NFL), es el espectáculo deportivo más esperado en los Estados Unidos, y reúne a cerca de cien millones de espectadores.
La CBS, que trasmitió el evento desde Houston (Texas), se manifestó consternada y se disculpó. Ahora, además, no tendrá que penar por ello.