Carta blanca del PP para privatizar las autonómicas

De izquierda a derecha, y de arriba a abajo, las sedes de Telemadrid, Canal 9, Canal Sur y Eitb.mediaset.es

.

Ni PSOE ni PP se han atrevido a hincarle el diente hasta ahora. Sólo cuestionan el modelo cuando no gobiernan. Pero un año después del cambio en la financiación de RTVE, el jefe de la oposición, Mariano Rajoy, anuncia que su partido presentará en este cuatrimestre una iniciativa en las Cortes dando libertad a las comunidades para establecer otras formas de gestión distinta de las televisiones autonómicas, incluida su privatización.
Según las últimas cuentas auditadas, las cadenas agrupadas en FORTA perdieron más de 500 millones de euros en 2008, después de recibir más de 700 millones en subvenciones. Si no hubieran contado con esas ayudas públicas, las pérdidas se habrían elevado hasta los 1.208.017 millones de euros, según el Análisis Económico de la Televisión en España 2008, realizado por la auditora Deloitte.
Mientras, su audiencia -y, en paralelo, su poder de influencia- no para de desinflarse. Del 17,3% de cuota de pantalla de hace un lustro, han pasado al 11,1% que promedian hasta el 31 de agosto.  
Así las cosas, Alberto Ruiz Gallardón fue el primero que empezó a abogar por la privatización como remedio a la sangría que supone su canal autonómico, Telemadrid, y Esperanza Aguirre lo incluyó en su último programa electoral. Esta semana recogía el testigo la presidenta manchega y secretaria general nacional de su partido, María Dolores de Cospedal, que en el Debate sobre el Estado de la Región propuso la misma medida para el Ente Público de Radio Televisión Castilla-La Mancha (RTVCM).
Con ello, según De Cospedal, se podrían ahorrar "hasta 50.000 millones de las antiguas pesetas" (300 millones de euros) entre esta legislatura y la siguiente.
"Se trata de ahorrar, no de competir con las empresas privadas que bastante mal lo llevan en tiempos de crisis", expresó la líder de los populares, que defendió su propuesta como "valiente" y "algo absolutamente necesario", teniendo en cuenta, además, que la televisión y la radio de la región "se han convertido en un instrumento de propaganda" del Gobierno del PSOE y su presidente.
Pero lo rechazaron las Cortes autonómicas con los votos del PSOE, en el Gobierno.
Ahora es el presidente del PP quien se compromete a reactivar la propuesta a nivel nacional, aunque concediendo libertad de conciencia a las autonomías.
Desde Uteca, la patronal de las privadas, se ha venido reclamando con insistencia que las cadenas públicas regionales se sumen al modelo que ya se ha consolidado en RTVE, donde ha desaparecido la publicidad.
Asimismo se exige, desde todas las instancias, un mejor control de la gestión. Un informe de la auditora Deloitte, por ejemplo, concluye que cada punto de audiencia supone a las cadenas comerciales 37.247 euros de gastos de explotación; y a las autonómicas, 104.030.
También señala el estudio que, por cada punto de share trabajan 100 profesionales en las privadas, frente a los 460 en la FORTA.
Lejos de apretarse el cinturón, las autonómicas cerraron los presupuestos para este año como si la crisis global no fuera con ellas.
Canal Sur maneja 239 millones de euros; ETB, 179; Telemadrid, 132,7; Canal 9, 201; la gallega, 136...