Chávez no quiere al 'Follonero' en Venezuela

Jordi Évole, 'El Follonero', conductor de 'Salvados'.mediaset.es

.

El Terrat, productora del espacio de La Sexta Salvados, ha informado de que el equipo del programa no ha podido viajar a Venezuela al serles exigido un visado especial -que inicialmente no precisaban-, y ha indicado que se trata de una "paranoia conspiratoria".
En un comunicado difundido por la productora y suscrito por el equipo del programa que conduce Jordi Évole, El Follonero, explica los pormenores que han impedido acudir a dicho país a cubrir las elecciones legislativas, que tendrán lugar el próximo 26 de septiembre.
En junio de este año comenzó la producción para la realización del reportaje y, según informa la compañía, al ser preguntada la embajada venezolana en Madrid sobre la necesidad o no de visado, su respuesta, a través de una comunicación fechada el 18, fue que no precisaban de ningún tipo de trámite de visado para grabar en dicho país.
Además, el equipo, relatan, tramitó ante el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía de Venezuela el permiso para grabar en el casco histórico de Caracas, y éste fue concedido "sin exigir ningún visado".
Una vez realizados todos los trámites exigidos por la embajada venezolana y con los billetes comprados para llevar a cabo el viaje el lunes 20 de septiembre, 48 horas antes de la partida se comunicó "verbalmente" que la Cancillería de Venezuela ahora pedía un "visado especial" sin el cual no podría el equipo entrar en el país.
"Finalmente en un comunicado de la embajada venezolana en España de 20 de septiembre se reconoce que 'para entrar a filmar en Venezuela el equipo necesita un visado especial', contradiciendo así claramente lo que ellos mismos habían dicho tres meses antes", explica el equipo del programa en la nota difundida por la productora.
A su vez, en el último párrafo del comunicado de la embajada se tilda a Salvados de "faltos de objetividad y partícipes de un 'campaña de manipulación y desinformación que desde EEUU y España se coordina contra Venezuela".
En este sentido, el equipo informa de que el espacio "no forma parte de ninguna campaña de manipulación ni desinformación de nadie ni contra nadie".
"Lamentamos profundamente que esta paranoia conspiratoria del Gobierno venezolano nos haya impedido realizar un reportaje que en absoluto buscaba el descrédito ni de su país ni de sus dirigentes", indica el comunicado.
El programa, explican, ya se había puesto en contacto con destacados defensores del presidente venezolano, Hugo Chávez, con el "objetivo de poder dar una visión plural de la realidad venezolana".
Por último, reconocen la "predisposición" que en un principio tuvo la embajada venezolana hacia el programa, y lamentan que las buenas intenciones manifestadas por su embajador Julián Isaías Rodríguez "hayan caído en saco roto tras las decisiones tomadas por el gobierno de su país".