Despedida de la BBC por no inyectarse bótox

   .

La ex presentadora del programa de la BBC Countryfile,Miriam O'Really, ha denunciado a la cadena pública británica por despedirla después de que sus jefes le hicieran comentarios sobre sus arrugas y las canas que comenzaba a peinar e incluso le propusieran inyectarse botox, informa hoy la prensa.
O'Really, de 53 años, se ha convertido en la primera trabajadora de la corporación en denunciar al ente público por discriminación sexual y de edad.
En noviembre de 2008, sus jefes le comunicaron que perdía su puesto en el programa , espacio que además sufriría cambios en la parrilla televisiva al trasladarse de los sábados por la mañana al hueco del prime-time.
Esta premiada presentadora, que llevaba trabajando en la cadena desde los 25 años, fue retirada del programa junto con otras empleadas que sobrepasaban los cuarenta años.
La periodista contó este jueves ante el tribunal de asuntos laborales de Londres que el director del programa, Dean Jones, la advirtió de que tendría que tener "especial cuidado" con sus arrugas con la llegada de la televisión de alta definición.
O'Really comentó que otro de los directores del programa, Louise Pyne, incluso llegó a preguntarle si había considerado inyectarse botox.
Jones también le dijo que el editor ejecutivo del programa, Andrew Thorman, se había quejado de que su pelo se empezaba a ver gris por culpa de las canas e incluso un cámara le recomendó que se aplicara un tinte en spray negro para tapar los destellos blancos que se veían en su pelo cuando grababa.
"No creo que se hubiera tratado de ese modo a un hombre. Está claro que la BBC considera que las mujeres que aparecen en televisión deben ser jóvenes", declaró ante el tribunal.
O'Really contó también que, después de apartarla del programa Countryfile, la BBC no le ofreció ningún otro puesto en la cadena y además la acusó infundadamente de criticar la manera en que se elaboraba el programa.
A este caso se suman numerosas denuncias de presentadoras que a causa de su madurez se han visto sustituidas por otras más jóvenes , como las periodistas Moira Stuart, de 59 años, Anna Ford, de 65, o Arlene Phillips, de 66, juez de un concurso de danza, que ha sido sustituida por una cantante pop treintañera.