Dimisión con "efecto inmediato" y de forma "irrevocable"

.

El presidente de la Corporación RTVE, Alberto Oliart,  ya ha plasmado formalmente su decisión de dimitir de su cargo, con "efecto inmediato" y de forma "irrevocable". Lo ha hecho a través de una carta que ha enviado al presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, institución de la que depende la Corporación de RTVE.
Durante la reunión del Consejo de Administración de RTVE, el máximo responsable de la radiotelevisión pública ha explicado que los motivos son "de estricto carácter personal" y responden a una decisión "madurada desde hace un tiempo", según ha informado RTVE.
En su misiva al presidente del Congreso de los Diputados, Oliart destaca que su objetivo al frente de la corporación ha sido desde siempre "que RTVE fuera plural, independiente y de la mayor calidad posible, dentro de una exigencia continua de austeridad y ahorro, dirigida a informar y también entretener a todos los ciudadanos".
Asimismo, ha defendido que su empeño ha sido siempre "defender los derechos fundamentales" consagrados en la Constitución, "muy especialmente los derechos de la mujer y los de los más débiles, también los más afectados por la crisis económica que padecemos, los parados".
Admite que se siente "orgulloso de haber dirigido a unos profesionales de extraordinaria valía", merecedores de su respeto, admiración y agradecimiento, que le han facilitado el trabajo para conseguir "una radio, una televisión y una web públicas plurales e independientes".
El presidente de RTVE subraya que para él fue "un honor"ser designado el 24 de noviembre de 2009 "por amplia mayoría de los señores diputados y sin ningún voto en contra, Consejero y Presidente de la Corporación RTVE, de conformidad con lo establecido en la Ley 17/2006, de 5 de junio de la radio y la televisión de titularidad estatal".
El Consejo de Administración de RTVE ha aceptado la dimisión de Alberto Oliart y ha acordado pedir una informe a la Abogacía del Estado en el que se detalle si corresponde al consejo nombrar un presidente interino mientras los grupos parlamentarios, que son los encargados según la Ley de Radiotelevisión pública estatal de 2006 de nombrar al presidente de la corporación, acuerdan un sustituto.
Asimismo, el Consejo de Administración, que ha asumido de momento la dirección ejecutiva, ha pactado mandar una misiva al Congreso de los Diputados recordando que le corresponde a las Cortes "nombrar a un sustituto por consenso de acuerdo con la Ley".
El Consejo de Administración volverá a reunirse la semana que viene para tratar el asunto.
El nuevo presidente de RTVE deberá ser elegido por dos tercios del Congreso de los Diputados, es decir, contar con el respaldo de al menos 248 diputados, según mandato la Ley de Radiotelevisión pública estatal de 2006, para lo que será necesario un acuerdo entre socialistas y populares.
Con las elecciones generales en el horizonte (primavera de 2012 a más tardar), se hace difícil creer que ambas formaciones lleguen a un consenso antes de la cita en las urnas.