Tras Dragó, las "vaginas que aún no huelen a ácido úrico" de Sostres


Los comentarios vejatorios contra las mujeres que hizo el tertuliano Salvador Sostres en una pausa publicitaria del programa Alto y Claro de Telemadrid han llevado al comité de empresa a pedir su cese en la televisión autonómica.
Las polémicas palabras de Sostres tuvieron lugar en un intermedio publicitario del programa Alto y Claro, moderado por la periodista Isabel San Sebastián, cuando ésta pretendía consensuar con los tertulianos el tema sobre el que debatirían a continuación y les propuso dialogar sobre la lencería femenina de Victoria's Secret.
El asunto dio lugar a una serie de opiniones machistas y vejatorias de Sostres acerca de las mujeres, que fueron recogidas por las cámaras de televisión y escuchadas en directo por alumnos de colegios de Rabat, Tarragona y Cádiz que asistían al programa en el estudio.
Inspirado por la firma de ropa interior, Sostres evoca a las "jovencitas" de 17 y 18 años, "en su punto mágico de tensión sexual". "Esa tensión de la carne, esas vaginas que aún no huelen a ácido úrico, que están limpias", añade Sostres, mientras le reconviene la presentadora y se oye reir al resto de contertulios.
Sostres se calienta y sigue recordando a esas chicas "que tienen este olor a santidad de primer rasurado, que aún no pican". "Esta carne que rebota, joven. Y ese entusiasmo, que te quieren enseñar que están liberadas, que ya son mayores", continúa. "Parecen lionesas de crema, limpias, todo dulce".
La cadena afirma también que "no va a entrar a juzgar conversaciones efectuadas en el ámbito privado y en el ejercicio de la libertad de expresión".
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, se ha limitado a señalar que considera una "conversación privada" el monólogo de Sostres en la pausa publicitaria.
La portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, Maru Menéndez , afirmó que "es inaceptable que la televisión pública que pagamos todos los madrileños esté sosteniendo determinadas actitudes y comportamientos como los que hemos conocido en los últimos días", en referencia a Fernando Sánchez Dragó y las de Sostres, ambos colaboradores de El Mundo.
Tras denunciar "los comportamientos que llevamos soportando desde hace demasiado tiempo", propuso "tomar medidas ya".
"No se puede apelar a la libertad de expresión para amparar manifestaciones gravísimas que atentan directamente contra los derechos de igualdad de las mujeres y contra los menores".
Dijo que el Gobierno de Esperanza Aguirre, el PP y Telemadrid "no pueden promocionar ese tipo de valores absolutamente rechazables. Además, ponen de manifiesto la hipocresía y la doble moral de la derecha".
El Instituto de la Mujer también ha emitido un comunicado en el que condena las palabras de Sostres y su actitud "machista y xenófoba".
Desde allí se ha solicitado a los medios de comunicación "que no den cobertura a quienes no respetan a las mujeres" y se han reprobado los comentarios, públicos o privados, que resulten vejatorios pues, según una nota de prensa, "con ello se perpetúa la violencia de género".
Este instituto ha hecho un llamamiento a los medios, y en especial a los de titularidad pública, "para que no conviertan en referentes a personas que, de una forma u otra, han dejado clara su ausencia de calidad ética y moral, y su actitud de desprecio hacia las mujeres, con mayor gravedad cuando implican alusiones sexuales hacia las más jóvenes".
tomará "las medidas pertinentes" por haber sido intervenida una conversación privada