El ERE en la TV de Mallorca costará 1,6 millones según el PP y 9 según el PSOE

Joan Rotger, vicepresidente de Cultura del Consell de Mallorca.mediaset.es

.

El vicepresidente de Cultura del Consell de Mallorca, Joan Rotger, ha cifrado en 1,6 millones de euros el impacto económico directo que supondrá la tramitación de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) previsto para los 119 trabajadores que se verán afectados por el cierre del Ente público, a quienes ha garantizado que el pago de las indemnizaciones se llevará a cabo "sin ningún tipo de problema". El Partido Socialista de las Islas Baleares (PSIB) corrige al PP y asegura que costará nueve millones.
Así lo han puesto de manifiesto durante el debate de la interpelación presentada por el Grupo Socialista en el pleno celebrado en la Institución insular, que ha iniciado en esta misma sesión los trámites para el cese de actividades de la radiotelevisión.
La presidenta del Consell, Maria Salom, ha recalcado que el PP "fue valiente" al incluir esta propuesta en su programa electoral, "sin esconderse" y apelando a la "transparencia total para que la gente supiera cuál era la intención del partido". Una medida que, según ha aseverado, "no es un capricho sino una necesidad de la Institución, que no puede mantener todo lo que tiene en medio de una crisis tremenda".
"Después de que todas las instituciones hayan gastado más de lo que se podía, hoy es insostenible e imposible mantener dos televisiones públicas", ha incidido la máxima responsable del Consell, quien ha apuntado que "a partir de ahora habrá que priorizar y saber qué es lo importante y qué lo accesorio".
Mientras tanto, durante el debate de la interpelación, Rotger ha aseverado que el Consell dispone de partidas suficientes para hacer frente al coste que conllevará el cierre -un remanente aprobado para la Radiotelevisió y otras cantidades de las que no se ha dispuesto hasta el momento-. "No es una decisión sencilla, pero ha sido profundamente meditada y la afrontaremos con responsabilidad en el marco de la actual situación económica", ha aseverado Rotger.
Sin embargo, el conseller socialista Jaume Garau ha subrayado que el impacto económico ascenderá a entre seis y nueve millones de euros, al apuntar que el equipo de gobierno no ha evaluado otros costes como la rescisión de contratos con unas cuarenta entidades con las que trabaja el Ente audiovisual, lo que provocará que "mucha más gente también se irá al paro".
En su opinión, el PP trabaja "prisionero de una promesa que hicieron en condiciones psicológicas y sociológicas a las actuales" en base a un argumento económico que "no es de peso". En este sentido, ha recriminado que los populares "no cuentan con experiencia económica para gestionar una entidad como ésta", por lo que a su juicio sus argumentos "no son cualificados".
En esta misma línea, ha recalcado que el Consell está en la actualidad "bien financiado y lo importante es que haya presupuesto saneado", a pesar de que "lo que tiene es una gran deuda del Govern". Así, ha aseverado que el jefe del Ejecutivo autonómico, José Ramón Bauzá, ha ido "a buscar financiación a Madrid y ahora nosotros deberíamos ir a Bauzá a decirle cómo nos pagará lo que nos debe y cómo se financiará el modelo".
"Ustedes se aferran a una promesa muy especial e inédita sin saber por qué", ha espetado Garau en referencia al cierre de la Radiotelevisió de Mallorca, manifestando que "es verdad que hay una crisis económica" pero recordando que, pese a estar "obsesionados con esta idea, también se comprometieron a crear puestos de trabajo, no a destruirlos".
En la propuesta de inicio de los trámites para cerrar el Ente público, el conseller de Presidencia, Jaume Juan, señala que la deuda que acumula el Consell con los bancos se eleva a los 21 millones de euros, lo que supone que cada mes la Institución debe pagar 171.698 euros en concepto de créditos tramitados sólo para la financiación de la radiotelevisión.
Además, justifica que se está produciendo una "evidente duplicidad" de un mismo servicio -con las emisiones de este medio y las de IB3- "en un tiempo que implica hacer un esfuerzo de austeridad y moderación de gasto".
"Dos instituciones, Govern y Consell, están destinando recursos públicos para materializar un mismo objetivo, como es el de poner a disposición de los ciudadanos una radio y televisión propias", sentencia el acuerdo.