Eurovisión necesita un Chikilicuatre

Lucía Pérez actúa en Eurovisión 2011.mediaset.es

.

Podía haber ido peor. Porque la edición de 2007, con D'Nash, aún registró una cuota más baja (3.373.000 espectadores y un 28%). 4.724.000 personas vieron el sábado cómo Lucía Perez quedaba antepenúltima en la 56ª edición del Festival de Eurovisión, con un share del 32,3% para La 1. Un 18% menos de eurofans que el año pasado (5.760.000 y 41,9%) y el cuarto peor resultado de la década.
El récord del lustro sigue en poder de Chikilicuatre , edición que, pese a la polémica, vieron 9.336.000 eurofans, con un 59,5% de cuota. Y qué decir del mejor registro de la década, en 2002 con Rosa López, y los 12,7 millones de seguidores (un 80,4%).
El minuto de oro se sitúa a las 23.39 , cuando 6.684.000 eurofans (42%) veían las votaciones (el espacio promedió seis millones de espectadores y un 39,8%), de las que salieron claros vencedores Ell&Nikki, los representantes de Azerbaiyán, con 221 puntos para Running Scared.
Les siguieron el italiano Raphael Gualazzi, con Madness of love (189), y Suecia, con 185, con Eric Saade y Popular.
Con 50 votos se marchó del Düsseldorf Arena Lucía Pérez con Que me quiten lo bailao (23ª de 25 concursantes), más del doble que Soraya en 2009 (23), pero algo menos que Chikilicuatre en 2008 (55).