Francia anuncia el apagón analógico para noviembre de 2011

El Gobierno francés ha confirmado que culminará el paso de la televisión analógica a la digital terrestre (TDT) el 30 de noviembre de 2011. Todos los franceses tendrán acceso a 18 cadenas gratuitas de televisión y a la calidad digital antes de 2012, según ha anunciado el secretario de Estado para el Desarrollo de la Economía Digital, Eric Bresson, durante la presentación del Plan Digital 2012.
El presidente francés, Nicolas Sarkozy, quiere limar en parte la brecha que le separa de países como Estados Unidos, los del Norte de Europa e incluso de la OCDE, que invierten dos y hasta tres veces más que Francia en telecomunicaciones y servicios informáticos.
Se establecerán ayudas para los hogares más modestos y se pondrán en marcha los llamados embajadores digitales , profesionales que asesorarán a la población que tiene menos contacto con las tecnologías de la información. Se calcula que el coste de este dispositivo será de 100 millones de euros.
Dado que la extinción de la televisión analógica liberará frecuencias, el Gobierno permitirá lanzar licitaciones a partir de 2009, antes incluso de que sean liberadas, una operación que el Ministerio de Economía valora en 1.400 millones que irán a parar a las arcas del Estado.
Está previsto que España se adelante a Francia en la implantación de la TDT. El 3 de abril de 2010 tendrá lugar el apagón analógico y se recibirá la señal exclusivamente a través de tecnología digital.
En algunas ciudades como Soria ya no se recibe la señal analógica y sus habitantes sólo pueden ver la televisión a través de la TDT.
Como medida preventiva, el PP ha presentado una proposición no de ley en el Registro del Congreso en la que insta al Gobierno a poner en marcha una campaña para informar a los ciudadanos que piensen comprar un televisor analógico que éste no podrá utilizarse tras la implantación de la TDT si no lleva conectado un descodificador.
El PP recuerda en su iniciativa que, según un informe del Instituto Nacional de Consumo, algunos comerciantes aún venden televisores analógicos a bajo precio sin advertir adecuadamente al consumidor. El PP quiere evitar que España "se convierta en la chatarrera de Europa".