El Gobierno británico contará con un espía de más de 15.000 millones de euros

El Gobierno británico podrá controlar todas las llamadas telefónicas, los correos electrónicos y los mensajes por móvil gracias a una proyectada base de datos cuyo coste se calcula en más de 15.000 millones de euros.
Gracias a ella, los "espías gubernamentales", como los califica hoy el tabloide Daily Express, podrían conectarse con todos los portales visitados por las personas con acceso a algún ordenador en este país.
Después de que este domingo se filtrasen algunos detalles sobre la futura base de datos, el portavoz del Interior de la oposición conservadora, Dominic Grieve, señaló que la propuesta marca "un cambio radical en los poderes del Estado".
Grieve acusó además al Gobierno laborista de negligencia por haber perdido una serie de discos con informaciones reservadas sobre los ciudadanos y afirmó la necesidad de mantener "un debate nacional para justificar la necesidad" del polémico sistema de espionaje.
Por su parte, Michael Parker, del grupo NO21D, que se opone a la introducción del carné de identidad para todos los ciudadanos en Gran Bretaña, denunció la "horripilante intrusión en la esfera privada del ciudadano" que supone ese plan del Gobierno.
El proyecto laborista para montar el mayor sistema de vigilancia de los ciudadanos en toda la historia de este país se desarrolla actualmente en secreto bajo el nombre de . Su objetivo, según la prensa británica, es poder espiar cualquier comunicación electrónica que se lleve a cabo en el país. Programa de Modernización de la Interceptación