El Gobierno británico, escandalizado por los sueldos de la BBC

El Gobierno británico ha conminado a la BBC a dejar de pagar sumas astronómicas a sus presentadores estrella, si no quiere ver recortados los 3.400 millones de libras (4.318 millones de euros) de financiación pública anual, según el dominical The Sunday Times.
Esa advertencia es consecuencia del reciente escándalo protagonizado por dos de los presentadores mejor pagados, que gastaron una broma sexual de mal gusto al veterano Andrew Sachs, de 78 años, quien en los años setenta encarnó a un camarero español llamado Manuel en la serie Fawlty Towers, una de las comedias de más éxito en la historia de la emisora.
Jonathan Ross, el presentador más popular y mejor pagado de la emisora pública -cobra al año el equivalente de unos 7,2 millones de euros-, y su colega Russell Brand, llamaron por teléfono al actor y dejaron en el contestador automático un mensaje en el que le decían que el segundo se había acostado con su nieta.
La emisora Radio 2 de la BBC decidió emitir la grabación con esa llamada en un programa de los sábados de Brand, lo que suscitó numerosas protestas de los oyentes, que pagan un canon anual por los servicios de esa entidad pública.
El ministro de Cultura, Andy Burnham, advirtió a la emisora que los contratos millonarios firmados con estrellas como Ross están socavando la confianza en la emisora de los ciudadanos obligados a pagar ese canon.
Brand ha tenido que dejar la BBC tras el escándalo y Ross ha sido suspendido de empleo y sueldo por tres meses, pero la BBC no podrá renegociar su salario hasta que se renueve el contrato el próximo año.
Mientras tanto, la oposición conservadora asegura que recortará el canon que pagan los ciudadanos por la BBC en cuanto llegue al poder, según informa The Sunday Telegraph. Una fuente del partido tory dijo al periódico que un futuro Gobierno conservador observará muy de cerca a la BBC para evitar ese tipo de abusos del dinero público.
El canon actual que pagan los ciudadanos por una televisión en color es de 139,50 libras (177 euros aproximadamente).
Algunos acusan, sin embargo, a los tories y a los tabloides como el Daily Mail de intentar aprovechar el último incidente para atacar a una emisora que consideran demasiado liberal y reclamar que el dinero que se lleva la BBC se comparta con las privadas.