Industria abre expediente a Cuatro por el incidente del mendigo

Cuatro ha reiterado hoy sus disculpas a los espectadores y al propio mendigo que apareció en una conexión en directo la semana pasada con Manolo Lama en Hamburgo (Alemania), pero al mismo tiempo insiste en que el periodista deportivo ha actuado "de buena fe".
En un comunicado, la cadena expresa su sorpresa por el expediente informativo abierto en el Ministerio de Industria sobre la emisión en Noticias Cuatro Deportes, el pasado 12 de mayo, "de un breve episodio en directo desde Hamburgo en el que aparece un mendigo que ha originado una polémica especialmente protagonizada por las redes sociales".
"La cadena no deja de sorprenderse de que un asunto que en todo caso pudiera ser merecedor de un reproche por falta de sensibilidad, quiera ser convertido en una causa general, en un país donde no faltan episodios de mucha mayor gravedad en el manejo de los medios".
La cadena señala que ha pedido explicaciones a Manolo Lama y que "cree en la buena fe del periodista y desea que su brillante trayectoria profesional no quede empañada por un hecho que lamenta".
En cuanto al expediente de Industria, Cuatro señala que "atenderá estas diligencias a las que aportará tanto la secuencia objeto de investigación como las rectificación y disculpas ofrecidas por el periodista que dirigía la conexión, así como el comunicado de la cadena en el que ésta, desde el primer momento, lamenta el error y asume las críticas recibidas".
La cadena expresa asimismo su "compromiso editorial para fomentar entre sus profesionales el máximo respeto a las personas de toda condición y especialmente, con las minorías y los marginados".
Este expediente -abierto de oficio, al no existir denuncia formal previa-es el paso previo a un "eventual expediente sancionador", según han explicado a Efe fuentes de Industria, que han agregado que "no hay un plazo determinado" para su resolución.
El artículo 57.1 de la nueva Ley General Audiovisual, que entró en vigor el 1 de mayo, considera una infracción muy grave "la emisión de contenidos que de forma manifiesta fomenten el odio, el desprecio o la discriminación por motivos de nacimiento, raza, sexo, religión, nacionalidad, opinión o cualquier otra circunstancia personal o social". Por ello, la cuantía de la sanción aplicable se situaría entre los 500.001 y el millón de euros.