"Insolvencia inminente" de Mediapro

no puede hacer frente a los 104 millones de euros
rendir cuentas ante los clubes de fútbol, que en su conjunto cobran de la productora de Jaume Roures más de 600 millones de euros por temporada
 
En el escrito se hace referencia a estos "altos desembolsos" como origen de su "insolvencia inminente" de la compañía propietaria de los derechos de la Liga y de la fórmula 1 en España. Es ésta -según la solicitud presentada en el juzgado- la causa que "puede abocar" a Mediaproducción a "un desequilibrio en los flujos de caja".
Y no los 91.200.000 euros del primer pago por la Liga 2010-2011 que Sogecable ha congelado a la espera de un aval de Mediapro,  que fue el argumento utilizado ayer por la accionista de referencia, junto a Globomedia, de La Sexta en el anuncio de la suspensión de pagos.
En esa misma nota se aseguraba que Canal + y Canal + Liga no podrán emitir los partidos de Primera y Segunda de la próxima campaña, algo que ha desmetido Sogecable en un comunicado.
Mediaproducción cerró 2008 -últimas cuentas depositadas en el Registro Mercantil de Barcelona- con unos compromisos de pago de 2.583,8 millones de euros en derechos deportivos hasta 2015.
Entre ellos, los 200 millones por los que compró la fórmula 1 hasta 2013, el triple de lo que hasta 2009 pagaba Telecinco.
También rompió el mercado de la Liga negociando con los clubes al margen de AVS, lo que dio pie al cruce de demandas con Sogecable conocido como la guerra del fútbol, que ésta ganó el pasado mes de marzo en el juzgado, y por la que la productora de Roures debe ahora 104 millones de euros.
Una resolución judicial que ha acabado por forzar la resistencia de Mediapro y le ha llevado a la suspensión de pagos. Mediaproducción cuenta con una plantilla de 279 trabajadores-