Jimmy Jump revienta la actuación de Daniel Diges en Eurovisión

.

Daniel Diges ni se inmutó. Siguió con su Algo pequeñito como si el tipo de la barretina formara parte del cuerpo de baile. Pero éste no era otro que Jimmy Jump, el espontáneo de la barretina, que se coló en el escenario de Eurovisión en el turno del representante de RTVE. Un incidente que fue tachado de "vergüenza" e "ignominia" por José Luis Uribarri, encargado de la retransmisión para la cadena pública. La UER resolvió el incidente repitiendo la actuación de Diges al final de concurso
En un parón, Diges apareció en la conexión de TVE, más sereno que Uribarri. "Parece que ha querido seguir el momento con nosotros", comentó el cantante de Alcalá de Hernares con una sonrisa, mientras reconocía: "Ha sido un susto, la verdad".
"Le vi y pensé, este aquí sobra. Pero bueno, qué se le va a hacer", dijo.
Preguntado sobre la oportunidad de volver a cantar, bromeó: "El que gana siempre canta dos veces, pero ahora si ganamos lo haremos tres.. aunque claro, entonces todos meterían un espontáneo".
Las hazañas de Jaume Marquet Cuna, Jimmy Jump, se circunscribían hasta ahora al ámbito deportivo. La última, en la pista de Roland Garros el año pasado, cuando intentó colocarle la barretina a Roger Federer.
En 2004, durante la final de la Eurocopa disputada entre las selecciones de Grecia y Portugal, arrojó una bandera del FC Barcelona al portugués Luis Figo, como señal de protesta tras su fichaje por el Real Madrid.
El mismo año hizo una aparición similar en el Gran Premio de fórmula 1 de Montmeló, y en pleno superclásico de la Liga entre el Real Madrid y el Barcelona, el 19 de noviembre del 2005.
Además saltó al campo en la semifinal de Champions entre el Villarreal y el Arsenal FC, cuando alcanzó al francés Thierry Henry y le arrojó una camiseta del Barcelona con el número 14 impreso en el dorso. Por esa actuación, la Comisión de Violencia del Fútbol Español lo multó con 60.100 euros.
Durante la final de Champions de 2007, disputada entre el Milan y el Liverpool, corrió hasta el terreno de juego alzando la bandera de Grecia.
También entró en el terreno de juego al inicio de la segunda mitad de la final del Mundial de rugby, ese mismo año, disputada entre Inglaterra y Sudáfrica.
En la Eurocopa 2008, en el partido de semifinales disputado entre Alemania y Turquía, corrió por el campo de juego vistiendo una camiseta con la consigna "Tibet no es China".