La entrada de Liberty convierte a Prisa en una multinacional cotizada en Nueva York

.

Los accionistas de Prisa, reunidos en una Junta General Extraordinaria de Accionistas en Madrid, han aprobado una ampliación de capital por un importe de valor nominal de 62,7 millones de euros mediante emisión y puesta en circulación de 627 millones de acciones (224,8 millones ordinarias y 402,9 sin voto convertibles) que supondrá la entrada de Liberty Acquisitions Holding en la compañía y una inyección de capital de 650 millones de euros en el grupo.
En virtud del acuerdo suscrito por Prisa y Liberty en agosto, los inversores de Liberty, que aprobaron su entrada en Prisa el pasado miércoles, recibirán por cada acción del fondo estadounidense 1,5 acciones ordinarias de Prisa, tres acciones convertibles sin voto y 50 centavos de dólar en efectivo.
Mientras, los propietarios de warrants de Liberty recibirán por cada uno de ellos 0,45 acciones ordinarias de Prisa y 90 centavos de dólar en efectivo.
Además, los accionistas de Prisa, que lo fueran antes del 23 de noviembre de 2010, recibirán derechos de suscripción en forma de warrants de 1,1 de nuevas acciones ordinarias por cada acción que tengan en la actualidad a un precio de 2 euros ejercitables en cualquier momento durante los próximos tres años y medio.
Así, según ha señalado el consejero delegado de Prisa, Juan Luis Cebrián, de ejercerse estos derechos en su totalidad la compañía emitirá 241 millones de acciones ordinarias e ingresará un efectivo de 482 millones de euros adicionales a los 650 millones de euros que consigue con la entrada de Liberty, con lo que, al término de tres años y medio, la compañía habría ingresado con la operación un total de 1.132 millones de euros.
Como consecuencia de ambas ampliaciones de capital, el actual accionista de referencia, la familia Polanco, verá diluida su participación en el grupo hasta el 35% con derecho a voto en un primer momento y hasta el 30% de la compañía al termino de la segunda ampliación, suponiendo que todos los accionistas ejercieran sus derechos de suscripción.
Cebrián se ha mostrado convencido de que esta nueva estructura de capital, con la entrada de inversores extranjeros, permitirá continuar reduciendo deuda del grupo, que actualmente es de alrededor de 4.800 millones de euros, y "situar a la compañía en niveles de apalancamiento comparables a los del sector".
Asimismo, ha señalado que con esta operación Prisa, que ha estrenado este sábado un nuevo logotipo, "pasa de ser una compañía de perfiles familiares a una multinacional cotizada en los mercados de Madrid y Nueva York".
Además, Cebrián ha adelantado que en diciembre se llevará a cabo la venta de sendas acciones del 22% de Digital+ a Telefónica y Mediaset, que aportará al grupo 970 millones de euros, y ha señalado que teniendo en cuenta estas operaciones y la entrada de Liberty, el conjunto de las operaciones llevadas a cabo en 2010 supone una entrada en caja de 1.900 millones de euros y una atribución de valor en acciones de la nueva Telecinco de 561 millones de euros.
El consejero delegado ha subrayado que estos recursos se utilizarán fundamentalmente para reducir deuda, pero ha matizado que más de 200 millones de euros "quedarán en manos de Prisa a fin de restaurar el capital circulante y financiar las operaciones de restructuración que la compañía necesita".
En este sentido, ha subrayado la importancia de que el grupo adopte cambios para adaptarse al efecto que están teniendo las nuevas tecnologías en el sector de los medios de comunicación y ha esperado que dentro de cinco años el 20% de los ingresos del grupo provengan de las operaciones digitales.
"La tarea a la que nos encontramos es la transformación del negocio tradicional, todavía generador de altos márgenes, mediante su integración en las tecnologías digitales", ha subrayado.
Por su parte, el presidente de Prisa, Ignacio Polanco, en respuesta a una pregunta de uno de los accionistas, ha planteado la necesidad de realizar "una transformación del grupo" para adaptarlo a los "cambios que se está produciendo en el mundo".
En este sentido, ha apuntado que los grupos de medios están "amenazados" por las nuevas tecnologías y hay que prepararse. "No podemos quedarnos anclados en posiciones ya más superadas", ha subrayado.
Como parte de esa renovación, durante la junta también se ha aprobado una nueva composición del Consejo de Administración que contará con siete nuevos miembros, entre ellos, los fundadores de Liberty, Nicolas Berggruen y Martin E. Franklin, o el ex presidente mexicano Ernesto Zedillo, presente en la reunión. De esta manera, el nuevo consejo de administración de Prisa estará constituido por 15 miembros.