La Liga ajusta su calendario al gusto de Mediapro

 .

Una jornada más, la Liga de Fútbol Profesional (LFP) ajusta su calendario al gusto de  Mediapro. Esta vez, el habitual partido en abierto de los sábados se disputa en lunes. La Sexta, con el fin de semana salvado con la fórmula 1, . prorroga su oferta deportiva un día más con el Sevilla-Valencia en el prime time del lunes
La Liga también arrancó en abierto un lunes. Fue el 30 de agosto. Pero en aquella ocasión, el Atlético-Sporting se retrasó por una razón de peso: los colchoneros habían jugado el viernes anterior la Supercopa de Europa frente al Inter.
Esta semana, no hay calendario que valga. La LFP ha establecido arbitrariamente el traslado del encuentro en abierto al lunes a instancias de Mediapro.
El pasado enero, la junta directiva de la Federación Española de Fútbol (RFEF) tuvo que aceptar la propuesta de la LFP para jugar partidos de Primera en lunes y de Segunda en viernes, excepto en las semanas en las que haya partidos oficiales o amistosos de la selección absoluta o la sub'21.
Esta medida permitía a Mediapro una mejor explotación de su inversión (cerca de 600 millones de euros por temporada). Y estaba pensada en principio para partidos de pago a través de Gol TV, canal, como La Sexta, propiedad de la compañía de Roures.
Y es que hasta la alta y baja política catalana está pendiente de los designios de Mediapro.
Las elecciones autonómicas del próximo día 28 coinciden con el fin de semana del Barça-Madrid, y algunos candidatos ya han mostrado su disgusto ante esta circunstancia.
Roures les ha tranquilizado: "Evidentemente" se tendrá en cuenta la celebración de los comicios para determinar la fecha del partido, que no se decide hasta que faltan unos diez días para la disputa del mismo. "Precisamente para evitar especulaciones", dijo Roures en la emisora RAC1.
El deseo del Barça es jugar el partido el 28 de noviembre , para tener un día más de descanso después de desplazarse el 24 de noviembre a Atenas por la Champions.
El pasado junio, Mediapro, empresa tenedora de los derechos televisivos de la Liga Española, solicitó la apertura de un concurso de acreedores.
Hasta 2015, tiene que hacer frente al pago de 2.583,8 millones de euros en derechos deportivos (fútbol y fórmula 1, entre otros ), según apuntó en sus cuentas de 2008, las últimas depositadas en el Registro Mercantil.