La Liga "no ingresa" 150 millones por el partido de La Sexta

.

La Liga de Fútbol Profesional (LFP) no pretende "acabar" con la emisión del fútbol en abierto sino sólo con la obligatoriedad que impuso la Ley de Interés General de 1997, la conocida Ley Cascos, de ofrecer en abierto un encuentro cada jornada, que supone unas "pérdidas o no ingresos" para los clubes de alrededor de 150 millones de euros, según el secretario general de la LFP, Carlos del Campo.
Asimismo, durante la ponencia El partido en abierto, reivindicación del fútbol profesional, dentro del Congreso de la Asociación Española de la Prensa Deportiva (AEPDE) en Bilbao, Del Campo ha reiterado que la patronal podría convocar "una jornada de protesta y reflexión", por la que se suspenderían los partidos de los próximos 2 y 3 de abril.
"No pretendemos acabar con el fútbol en abierto", que actualmente ofrecen La Sexta y algunas autonómicas, "sino acabar con la obligación de que se dé un partido en abierto. Desde hace 14 años venimos reclamando esto en la negociación y creo que estamos teniendo mucha paciencia", ha afirmado.
Del Campo ha opinado que la medida supone "una expropiación sin contraprestación" para los clubes de fútbol y ha señalado que el panorama audiovisual "ha cambiado mucho" desde 1997 y especialmente desde la irrupción de la TDT.
"Queremos tener un retorno para los organizadores de la competición , y en el borrador de la Ley del Juego no se recogía de una forma expresa ese retorno, aunque sí hemos avanzado un poco en que sí va a haber un retorno para la competición", ha indicado el responsable de la LFP, en alusión a las declaraciones del ex director general de Loterías y Apuestas del Estado Gonzalo Fernández, quien anunció que el fútbol profesional tendría "algo más" del 10% que actualmente percibe de la Quiniela.
Asimismo, ha subrayado que la Liga no pretende "limitar el derecho a la información sino compatibilizarlo con el derecho al entretenimiento", y ha puesto como ejemplo a países como Alemania, Francia, Italia o Inglaterra, en los que se emiten entre 60 y 90 segundos por jornada en los informativos, un derecho que caduca a las 24 horas de la disputa del partido.
Respecto a las deudas de los clubes con Hacienda y con los futbolistas, ha afirmado que "parece que nadie paga a Hacienda y eso no es verdad". "La mayoría de las deudas están aplazadas y garantizadas. Yo soy el primer partidario de que los jugadores cobren, porque son los principales actores, pero en las mismas condiciones que en el resto de sectores. En los últimos años ha habido 300.000 empresas que han entrado en suspensión de pagos, y el fútbol no es una excepción", ha indicado.