Lorenzo Milá se va a la calle

.

Un poco "asfixiado" por la exposición pública, después de cinco años como presentador del Telediario del prime time de La 1, Lorenzo Milá aprovecha una "carambola" y regresa a Washington como corresponsal de la cadena. Allí ya trabajó -entonces como segundo de su esposa, Sagrario Ruiz de Apodaca- hasta que le reclamó su amigo Fran Llorente, director de Informativos tras la victoria del PSOE en las elecciones de 2004. En septiembre toma el relevo Pepa Bueno (Los desayunos de TVE).
Miguel Ángel Idígoras, hasta ahora delegado de Televisión Española en Londres, será  nombrado próximamente director de ETB. Esa plaza queda en manos de Anna Bosch, hasta ahora en la capital de EEUU. Y esos cambios permiten a Fran Llorente atender la petición de Lorenzo Milá, que quería un "cambio que me acerque más a la información de calle. Siento que me he alejado un poco", ha contado el periodista.
Al mismo tiempo, reconoce sentir "un poco de desgarro" al alejarse del equipo al que ha estado tan estrechamente vinculado. Pero necesitaba, ha explicado, "poner distancia con el escaparate", incluida la presión de los medios.
Regresa a la oficina de Washington, pero esta vez como titular. "Un impulso me trajo y un impulso me lleva", resume. Conducía La 2. Noticias, dirigido por Fran Llorente, cuando Alfredo Urdaci envió de corresponsal a EEUU a Ruiz de Apodaca, que ahora disfrutará de una excedencia.
Tras la llegada del PSOE a La Moncloa, se barajó en un principio el nombre de Milá para dirigir los informativos de la cadena pública. Pero finalmente fue su colega Llorente quien asumió la responsabilidad.
El anuncio del cambio ha sido tan precipitado que todavía no se ha designado a quien conducirá Los desayunos de TVE, ante la baja de Pepa Bueno. Uno de los candidatos con más posibilidades es Vicente Vallés, director de La noche en 24 horas, del canal de información continua de Televisión Española.