Murdoch sacrifica a su mano derecha para salvar el imperio

.

Rebekah Brooks , directora ejecutiva de News International, la filial británica del emporio mediático News Corp del magnate Rupert Murdoch, ha presentado su dimisión, según ha informado a través de un comunicado que recogen los medios locales.
"Como podéis imaginar los últimos tiempos han sido difíciles", explica Brooks, también ex editora de News Of The World, la publicación de News Corp en el ojo del huracán por las escuchas a personalidades y familiares de víctimas de delitos, atentados o de soldados muertos en las guerras de Irak y Afganistán y que ha sido cerrada.
"Ahora necesito concentrarme en corregir las distorsiones y refutar las alegaciones en relación con mi trabajo como periodista, editora y ejecutiva", por lo que "mi renuncia me permite tener libertad y el tiempo para ofrecer mi plena cooperación a todas las actuales y futuras investigaciones, la investigación policial y la comparecencia" ante la comisión parlamentaria que estudia lo ocurrido, ha precisado.
Según explica, ha hecho llegar su renuncia a Rupert y James Murdoch y "aunque ha sido objeto de discusión, esta vez mi renuncia ha sido aceptada". En este sentido, ha agradecido al magnate su "amabilidad y sus consejos incisivos durante toda su carrera" y a su hijo el que ha sido de gran "inspiración".
"Entiendo su decisión y quiero agradecer sus 22 años de servicio a la compañía", señaló James Murdoch en un comunicado emitido este viernes, en el que anunciaba que News International pedirá disculpas a Reino Unido en todos los periódicos este fin de semana por el escándalo de las escuchas telefónicas.
"Seguiremos con este asunto en el futuro informando de qué acciones se han tomado para gestionar los fallos que se han producido", señaló, tanto a los lectores como a los anunciantes.
Murdoch también explicó en la nota que la compañía creará un comité "independiente" con "acceso y vigilancia total" de todos los miembros de News Corporation para aclarar el escándalo.
Brooks, que ayer había accedido a comparecer el próximo martes ante la comisión parlamentaria, al igual que Murdoch y su hijo James, ha lamentado que "la reputación de la compañía a la que tanto queremos, así como la libertad de prensa que tanto valoramos, están en peligro".
Además, ha señalado que como directora ejecutiva de News International siente "un profundo sentido de responsabilidad por las personas a las que hemos hecho daño" y por ello ha reiterado su "pesar por lo que sabemos que ha ocurrido".
Su puesto lo ocupará Tom Mockridge , director ejecutivo de Sky Italia.
Por otra parte, Neil Wallis, exsubdirector de News of the World y detenido el jueves por su implicación en los pinchazos telefónicos, trabajó como asesor para altos cargos de Scotland Yard, la Policía metropolitana de Londres, en la época en la que este cuerpo decidió no investigar el escándalo.
Wallis fue subdirector del tabloide cuando lo dirigía Andy Coulson (2003-07), que tuvo que dimitir en enero como jefe de prensa del primer ministro británico, David Cameron , por nuevas revelaciones sobre las escuchas.
La polémica ha cruzado el charco, y el fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, ha admitido que las agencias estadounidenses investigan a News Corporation, por presuntas escuchas ilegales de víctimas de los atentados del 11-S.