Una ONG denuncia el lenguaje "racista" de 'Perdidos en la tribu'

.

Llamar "primitivos" a los pueblos indígenas conduce a resultados "catastróficos: pobreza, alcoholismo, protitución, enfermedad y muerte". Así lo considera la ONG Survival, que se ha dirigido a Cuatro para denunciar el "uso de lenguaje racista" en su reality Perdidos en la tribu.
Según Survival, la presentadora Nuria Roca calificó a los indígenas de "tribu primitiva" en las autopromociones de la cadena, y la misma alusión se empleó en un anuncio a toda página publicado por El País, del mismo grupo de comunicación que la cadena de televisión.  
El portavoz de Survival Internacional, Miguel Ángel del Ser, apunta que "el argumento de que las tribus son primitivas. Cuando esto ocurre casi siempre terminan en la pobreza y la dependencia, o son eliminados por completo. Intentamos que se considere tan inaceptable que se usen estos términos tan despectivos para describir a los pueblos indígenas de hoy como lo sería que se usaran para describir cualquier otro grupo minoritario". conduce directamente a su persecución y se usa a menudo para justificar que se les arrebaten sus tierras o que se les fuerce a desarrollarse supuestamente por su propio bien
La denuncia de Survival se suma a la que la semana pasada hizo pública otra ONG, la Fundación CEAR, que trabaja en Namibia con la comunidad que acoge a una de las familias españolas que participan en Perdidos en la tribu.
Según la responsable de sensibilización de la Fundación CEAR, Arancha Freire, se trasladó a doce familias a 700 kilómetros de sus casas para la grabación del programa, en el que aparecen con ropa que no es la habitual, la que utilizan en ocasiones especiales, "abandonando sus cultivos en la época más importante del año y sacando a los niños de los colegios".
Freire también se quejó de que el resultado de esta grabación haya sido "un espectáculo irreal, ya que desgraciadamente la vida de estos pueblos no es tan bonita, ni tan idílica, porque son uno de los pueblos más pobres de la tierra, que tienen problemas de hambre, de acceso a la educación y que han sufrido explotación durante muchos años por parte del resto de los habitantes de Namibia".