Obama no puede con Reagan

Alrededor de 37,8 millones de espectadores estadounidenses (29,2% de cuota) siguieron por televisión la investidura del nuevo presidente, Barack Obama , cuya toma de posesión supuso prácticamente un día entero de cobertura mediática que, sin embargo, no logró la atracción esperada.
Según estos datos del instituto de análisis de medios Nielsen, la de Obama no fue la investidura más vista, ya que Ronald Reagan en 1981 atrajo la atención de unos 41,8 millones de personas (37,4%) cuando, además la población era menor.
Nielsen señaló que alrededor de un tercio de los estadounidenses siguieron los actos desde las 10.00 hasta las 17.00 en sus propias viviendas.
El seguimiento del nombramiento de Obama concitó , donde millones de personas se conectaron para seguir la investidura. Destacó el resultado obtenido por una web creada para la ocasión por la cadena CNN y la red social Facebook. especial interés en Internet
Según las cifras publicadas de este portal de Internet, cada minuto de retransmisión hubo una media de 4.000 actualizaciones, que subieron a 8.500 cuando Obama comenzó su discurso.
En lo que sí gana Obama a otros presidentes es en la expectación levantada en todo el planeta.
La organización con sede en Texas Global Language Monitors localizó alrededor de 35.000 artículos en los principales periódicos, televisiones y emisoras de radio de otros países en las 24 horas siguientes al juramento. En la segunda investidura de George W. Bush, en 2005, sólo se registraron unas 1.000 referencias.
En España, pese a la desconcertante retransmisión de TVE (salto de La 2 a La 1 en medio de la actuación de Aretha Franklin, y vuelta a La 2 cuando el nuevo presidente ya había comenzado su locución), el segundo canal alcanzó una media de 1.481.000 espectadores (12,8 de share) con su especial informativo . Y la franja entre las 17.00 y las 20.30 sumó casi un millón de personas  respecto al martes anterior.
El momento del juramento reunió a 6,5 millones (56,2%) de espectadores entre todas las cadenas que retransmitían en ese instante.
Por otra parte, el Gobierno chino se ha sorprendido de las críticas de la comunidad internacional ante los recortes que realizaron los medios chinos en el discurso de Obama, en el que desaparecieron sus menciones a la lucha contra el comunismo y en apoyo a la disensión ideológica.
El canal de noticias de la televisión pública china, CCTV, cortó el sonido después de que el dirigente estadounidense declarara: "Recordad que generaciones anteriores se enfrentaron al fascismo y al comunismo", y dejó la frase a medias.
La presentadora del programa fue la encargada, desde el plató, de desviar la atención realizando una desconexión tras lanzar una pregunta a otra periodista.