Los Oscar no remontan

Hugh Jackman, presentador de los Oscar 2009.mediaset.es
No se han cubierto las expectativas de los organizadores de la gala de los Oscar , que esperaban superar los 40 millones de espectadores y finalmente fueron 36 .
La cobertura que dio el canal ABC de la ceremonia de tres horas y media de duración mostró el , que se alzó con la estatuilla de mejor actriz de reparto por su papel de María Elena en el filme de Woody Allen  y de la cinta , gran triunfadora de la noche con ocho estatuillas de las diez a las que estaba nominada, incluyendo la categoría de mejor película y mejor director. triunfo de la española Penélope Cruz Vicky Cristina Barcelona,  Slumdog millionaire
Aunque los premios de la Academia aún son el espectáculo de entretenimiento más visto en televisión del país, las cifras reflejaron la gradual caída de la audiencia en general, además del descenso de espectadores de los Oscar, durante las últimas 10 ediciones.
En 1997, año en que recibió 11 estatuillas doradas, se consiguió un récord de 55 millones de espectadores, cifra que todavía no se ha llegado a alcanzar, aunque en 2006, la ceremonia de los Oscar fue seguida por 36 millones de norteamericanos. Titanic
Hugh Jackman, que protagonizó en 2008 el filme y es un reconocido intréprete de musicales, fue el encargado de presentar la gala número 81 de los premios de la Academia para dar un nuevo giro al evento, tras años de declive en la audiencia televisiva. Australia
El tradicional monólogo de apertura lleno de bromas fue cortado y, en su lugar, Jackman interpretó dos piezas de canto y baile , una con la actriz Anne Hathaway y otra segunda junto a la cantante Beyonce y estrellas jóvenes como Zac Efron y Vanessa Hudgens.
Los críticos de televisión, sin embargo, escribieron tibios comentarios sobre la presentación.
Tom Shales del diario Washington Post dijo que Jackman fue "un talento versátil y lleno de energía", pero sostuvo que la introducción musical de los nominados a mejor película fue "sin sentido".
Por su parte, Alessandra Stanley de opinó que Jackman fue "una elección astuta e incluso ahorrativa para una noche de Oscar en tiempos de recesión". The New York Times
Los vibrantes espectáculos al estilo de Bollywood de los nominados a mejor canción de Slumdog millionaire fueron el condimento de la noche.