PNV, IU, UPyD y BNG presentan enmiendas a la totalidad al nuevo modelo de RTVE

.

Los nacionalistas vascos quieren que, en su lugar, el Ejecutivo lleve al Congreso "una nueva Ley General Audiovisual que recoja una estrategia integrada de los planes del Gobierno en materia audiovisual, en vez de introducir, como lo está haciendo permanentemente, regulaciones sucesivas y parciales".
Además, el PNV "no acepta el carácter de urgencia" de esta iniciativa ni que se diga que se tramita por "interés general".
ER-IU-ICV también quiere que este asunto se discuta dentro del marco de la LGA. El grupo parlamentario entiende que el proyecto de ley conduce a la Corporación "a un servicio público débil y con una forzada tendencia hacia la reducción de su incidencia social".
Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) pretende evitar que esta reforma pueda alcanzar a las televisiones autonómicas, y que, en su caso, la decidión corresponda a los Gobiernos de las comunidades.
"Un viento dogmático ha entrado por la ventana del espacio radioléctrico español. Al decir de la Biblia, lo ha hecho como 'un ladrón en la noche", asegura el texto de Esquerra.
ERC aboga en sus enmiendas parciales por autorizar la publicidad de manera limitada y en casos excepcionales en RTVE, siempre que se inserte entre programa y programa y no en su transcurso, como vía de enjugar los eventuales balances negativos de la cadena y sólo hasta alcanzar los ingresos necesarios para equilibrarlos.
Esquerra quiere poner puertas a la programación más cara, para no hipotecar la calidad del resto de la programación.
Esta medida dejaría en el aire la emisión de citas televisivas de éxito, pero con un elevado coste económico, como es el caso de la Champions Leage o los Juegos Olímpicos.
Además, RTVE estaría obligada a presentar un informe semestral sobre el cumplimiento del servicio público y a crear un Fondo de Inversión en Alta Calidad que serviría para abordar la financiación de productos propios que incluso se puedan vender a otras televisiones, como ya hace la BBC.
El BNG no apoya la iniciativa del Gobierno "porque ha sido presentada sin consenso con los principales sectores afectados y por los peligros de contagio" que pueda tener "sobre las televisiones autónomas".