El PP quiere que las privadas paguen el 2% de RTVE y nada las telecos

.

Estas son las principales enmiendas que propone el Partido Popular al proyecto de ley que suprime la publicidad en la televisión pública estatal.
Hasta 16 objeciones ha registrado el PP, que también insta al Ejecutivo a presentar en el Congreso, en el plazo de un mes, la comprometida Ley General Audiovisual, que mañana se estudia en el Consejo de Ministros.
Los populares atienden las reclamaciones de las telecos, que por la mañana volvieron a repetir que están dispuestos a acudir a los tribunales para recurrir la medida . El partido presidido por Rajoy sostiene, en línea con las tesis de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), que el impuesto "atenta contra el derecho comunitario así como los principios constitucionales de capacidad económica, generalidad e igualdad".
El PP rechaza el incremento del 10% en el presupuesto de la cadena pública -que pretende compensar la merma de ingresos-, y lo limita a 1.100 millones. Y propone que sea la CMT quien, a partir de 2011 calcule las necesidades de la Corporación.
Asimismo, el PP quiere que, en vez de los 80 previstos en el proyecto, RTVE sólo pueda emitir 52 filmes de estreno de las majors. 
Por último, pide que el Estado limite a uno los canales múltiplex de RTVE.
Ahora, acabado el plazo de presentación de enmiendas, . la Junta de Portavoces debería convocar un pleno extraordinario -hoy se celebró el último ordinario del actual periodo de sesiones- para acelerar la tramitación del proyecto, que el Gobierno quería tener listo para septiembre. Tras el debate en comisión, se remitiría al Senado para posibles reformas. Si no las hubiera, la norma entraría en vigor. Pero si se presentan, volvería al Congreso para su aprobación definitiva
Antes de que el PP presentara las propias, PNV, BNG, IU y UPyD registraron enmiendas a la totalidad.
Según ha explicado la representante de Unión, Progreso y Democracia, Rosa Díez, se opone porque esta supresión de la publicidad tiene como objetivo "cargarse la radio y televisión pública". Además, "no beneficiará a todas las televisiones privadas, sólo a Cuatro y La Sexta, que son las que no tienen el cupo de publicidad completo".