PSC y CiU cruzan reproches tras la prohibición del 'cara a cara'

.

La Junta Electoral Central ha certificado in extremis -sólo una hora y media antes de su eventual celebración esta noche en TV3- la prohibición del cara a cara entre los candidatos del PSC a la Generalitat, José Montilla, y de CiU, Artur Mas, por no haberse solicitado en el plazo legal previsto.
La decisión judicial, que deja a Cataluña sin su primer cara a cara presidencial, ha mantenido en vilo todo el día a los partidos catalanes, inmersos en la campaña autonómica, sobre todo a CiU y PSC, que han modificado sus agendas por si debían acudir a los estudios de TV3.
Mas no ha participado en el mitin de CiU en Lleida y Montilla, que no había protagonizado hoy ningún acto electoral, no ha asistido al acto del PSC en Tortosa (Tarragona).
La Junta Electoral Central ha ratificado así la decisión de la Junta Provincial de Barcelona y no ha autorizado el debate entre Mas y Montilla al considerar que no se había solicitado el debate en los plazos legales previstos, ya que se debía haber sido avisado con cinco días de antelación y no con 24 horas.
Según fuentes del Congreso, el acuerdo -adoptado por unanimidad de los miembros de la JEC- subraya que la organización de los debates tiene que hacerse con criterios de previsión y antelación suficiente, de manera que permita garantizar la igualdad a todos los candidatos concurrentes a las elecciones.
En concreto, se remite a una instrucción de la propia JEC, de 13 de septiembre de 1999, "bien aplicada por la Junta Provincial de Barcelona en el presente caso", que, "lejos de ser un elemento formal, constituye un instrumento imprescindible para garantizar el pluralismo político e igualdad entre los candidatos".
Así, hace hincapié en que los plazos previstos en la citada instrucción y la forma en que debe producirse la comunicación que el medio de comunicación haga -con indicación de la fecha, hora y duración de la emisión- tienen por objeto permitir que se respete el derecho de igualdad de candidaturas no invitadas al debate.
La mera referencia genérica a un cara a cara entre los candidatos de las dos fuerzas mayoritarias, incluida en los criterios de cobertura informativa remitidos por la Corporació Catalana dels Mitjans Audiovisuals, sin concretar la fecha ni la duración del debate, "no puede considerarse que cumpla las especificaciones establecidas" en la ley.
Pocos minutos después de conocerse la decisión de la JEC, el presidente catalán y candidato del PSC a la reelección, José Montilla, ha manifestado sentirse "muy decepcionado" de que el debate no pueda llevarse a cabo, algo que ha achacado tanto al "formalismo" de la Junta Electoral como al "partidismo" de Mas, que "ha rechazado celebrar un cara a cara en las 23 ocasiones en las que el PSC se lo ha propuesto", ha remarcado.
Por su parte, el director de campaña de CiU, David Madí, ha rebajado el tono crítico con el PSC pero, aun así, ha dejado en el aire la pregunta de si Montilla esperó hasta este domingo para desencallar el cara a cara a sabiendas de que sería inviable.
"No es momento de reproches ni de meter el dedo en el ojo. El PSC quería el debate. CiU también, pero no ha podido ser", ha añadido.
No obstante, no se ha resistido a lanzar un recado a los socialistas, al constatar que "siempre quedará en el aire la pregunta de si nos podríamos haber ahorrado llegar a este extremo si el PSC hubiese aceptado desde un primer momento" la. idea de CiU de celebrar un cara a cara en catalán, y no otro en castellano
Según Madí, "también queda en el aire" la pregunta de si en el fondo, cuando Montilla retó a Mas a un único encuentro en catalán en el último minuto del debate del pasado domingo en TV3, todo estaba "calculado" por un PSC consciente de la "imposibilidad" legal de celebrarlo sin cumplir los plazos de notificación previstos.
La resolución de la Junta Electoral ha dado la razón a ERC, PPC y Ciutadans, los partidos que formalizaron los recursos.
Mientras ERC no ha realizado valoraciones, la presidenta del PPC, Alícia Sánchez-Camacho, ha acusado a CiU y PSC de utilizar el debate como una "cortina de humo" y como un ultimo recurso "a la desesperada" para polarizar la campaña en sus últimos días.
El candidato de Ciutadans, Albert Rivera, ha considerado que la Junta Electoral "ha hecho justicia" y ha aseverado que la "sociovergencia no ha funcionado" en esta ocasión.
El candidato de ICV, Joan Herrera, ha lamentado que se hayan perdido dos días de campaña electoral con un "debate estéril" sobre el finalmente frustrado cara a cara entre Montilla y Mas.