Pepsi vuelve a la Super Bowl con el anuncio del millón de dólares

.

Pepsi volverá a anunciarse en la Super Bowl, la final de la liga estadounidense de fútbol americano, después de haber abandonado esa plataforma publicitaria el año pasado por primera vez desde 1987.
El fabricante de refrescos y aperitivos avanzó en la Bolsa de Nueva York un 0,79% y sus acciones terminaron la sesión a 66,5 dólares (50,7 euros) cada una, después de anunciar que emitirá seis spots de 30 segundos cada uno de sus marcas Pepsi MAX y Doritos.
Para elaborar esos comerciales, la compañía recurrirá a la creatividad del público a través de la convocatoria de un concurso, y premiará con un total de 3,81 millones de euros las mejores aportaciones.
El ganador obtendrá un millón de dólares (760.000 euros) y el resto se repartirá entre otros participantes.
El partido de la Super Bowl se ha convertido en una gran cita publicitaria en Estados Unidos, donde las empresas pagan millones de dólares por colocar un anuncio, que suelen estrenar ese día, y son habituales las votaciones y debates posteriores sobre cuáles han sido los mejores.
Antes de que comenzara el año, Pepsi explicó que había decidido cambiar de estrategia de cara a 2010 y que cada una de sus marcas diseñaría su propio plan publicitario.
Tan solo Doritos, una marca de su división de Frito Lay, se anunció por ello en la Super Bowl de este año, con un impresionante éxito gracias a un anuncio en el que aparecía la actriz Betty White.
La Super Bowl, cuya próxima edición se emitirá en febrero de 2011, es la culminación de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), un acontecimiento que siguieron por televisión en su última edición 106,5 millones de personas.
Así, esa retransmisión, que este año fue el programa más visto en la historia de la televisión estadounidense, constituye uno de los días más lucrativos del año en publicidad para el canal que la emite.
Durante 23 años, Pepsi había aprovechado ese partido para lanzar millonarias y atrevidas campañas publicitarias para promocionar sus bebidas gaseosas y aperitivos, que han tenido como protagonistas a todo tipo de personajes famosos, desde la cantante Britney Spears a la modelo Cindy Crawford.
La compañía fue el mayor anunciante en la última edición de la Super Bowl en la que participó plenamente (la de 2009), mientras que Coca-Cola se había mantenido alejada de este partido durante ocho años, pero volvió a anunciarse en él en 2007.