'Lo que diga la rubia' y 'Periodistas Fútbol Club', últimas víctimas de 'Sálvame'

.

Mientras Sálvame crece, sus competidores desaparecen. Las últimas víctimas, Lo que diga la rubia (Cuatro) y Periodistas Fúbol Club (La Sexta). El jueves, el magacín que conduce Jorge Javier Vázquez en Telecinco batió su récord (2.531.000 espectadores, 22% de cuota de pantalla), al tiempo que el programa de Luján Argüelles marcaba el mínimo de su corta carrera (181.000, 1,7%).
La tendencia ya se puso de manifiesto en el arranque de temporada. Mientras caían de las parrillas de Antena 3 y Cuatro sus culebrones recién estrenados. En la primera, Y en la segunda, la adaptación de la tira argentina resistió un poco más, una semana (2,7% en el último capítulo emitido).el show de Jorge Javier Vázquez alcanzaba otro de sus récords en septiembre (21,2%), Somos cómplices aguantó dos episodios (6,8% y 5,7%). Los exitosos Pells
Sálvame En enero, con una media del 18,4%, superaba en 11 puntos a su inmediato seguidor, Antena 3 (Tal cual lo contamos), se ha convertido en la referencia del entretenimiento por las tardes. en su franja de coincidencia.
Y ha ganado terreno hasta el 22% del jueves. Lo que diga la rubia era una apuesta "arriesgada", reconocía la directora de Contenidos de Cuatro, Elena Sánchez, en la presentación del programa. Cuatro días después de su estreno (entonces registró un share del 3%), "la situación era insostenible" con esa baja audiencia, han reconocido fuentes de Plural -productora del formato- a Efe. Ahora, Cuatro recupera Ugly Betty (la versión glamurosa de la telenovela colombiana) desde el primer episodio.
Periodistas Fútbol Club, un espacio que comparte el espítitu de Sé lo que hicisteis y parte de su equipo, también ha sucumbido ante Sálvame. Estrenado el 11 de enero a las 15.00, tampoco ha funcionado en las media tarde de La Sexta, donde fue reubicado hace dos semanas (4,5% en su emisión del jueves, dos puntos por debajo de la media de la cadena).
Desde Globomedia, productora del magacín, aseguran que la retirada ha estado motivada por no haber cumplido las expectativas de audiencia, pero La Sexta indica que la decisión se debe a una estrategia de programación de la cadena y no a los datos de share, "que no han sido malos en absoluto".