Romper la coraza de una vida maldita

.

tv-movie Alfonso, el príncipe maldito
José Luis García Pérez interpreta al fallecido duque de Cádiz
Su imagen pública de hombre melancólico no se corresponde, al parecer, con el perfil que trazan dos de las mujeres de su vida, Carmen Martínez-Bordiu, y su última pareja. Mirta Miller.
Con ésta tomó "un cafelito" el actor que interpreta al duque -desde los veintitantos hasta los 59, en que murió-, y le contó que era "muy agradable, educado, simpático y muy cariñoso".
Después de hablar con aquellos que lo conocieron en la intimidad, García Pérez concluye que Alfonso de Borbón "luchó por tener una familia, más allá de tronos", pero es sabido que perdió la batalla.
Se casó enamorado -en eso coinciden los testimonios de los más cercanos- de la nieta primogénita de Francisco Franco. Parecía que aquello le situaba en primera línea como posible sucesor del General a título de rey, pero no fue más que un espejismo. Separado ya de la nietísima, perdió a su hijo mayor en un accidente a la vuelta de una excursión a la nieve. Y en una pista de esquí murió decapitado por un cable más señalizado.
Algo parecido a lo que escuchó Cristina Peña cuando llamó a la nieta de Franco, a la que interpreta en el telefilme y que reconoció que "se casaron quieréndose mucho", bailando al son de I've got you under my skin, de Frank Sinatra.
Hoy se grababa en el madrileño palacio de Fernán Núñez (la casa de Emmanuela Dampierre, interpretada por Fiorella Faltoyano) la pedida de mano ante los abuelos de la novia, Francisco Franco (Francisco Vidal) y Carmen Polo (Luisa Gavasa).
Álvaro Fernández-Armero dirige esta coproducción de Videomedia (Hospital Central) de dos episodios, que en siete semanas se rodará en escenarios como el palacio de El Pardo, los jardines de Sabatini, el parque del Retiro o la estación de Valdesquí.