LA SUEGRA, EL CASO MÁS DIFÍCIL