'Salvados' regresa a La Sexta con más "trastadas"

Jordi Évole.mediaset.es
Ahora hay "muchos reporteros graciosos", reconoce Jordi Évole. Así que él se ha especializado en las "trastadas". "Somos provocadores, pero no queremos ofender", "nos saltamos el protocolo, pero no reventamos actos", anuncia como declaración de principios.
También define su "humor de riesgo" como de izquierdas. Aunque intentan que "no se nos vean los colores". Además, está convencido de que "la derecha -que es muy cachonda-se puede reir mucho".
Évole, un periodista serio reconvertido al humor de la mano de Andreu Buenafuente, se dio a conocer por su personaje de El Follonero, ese espectador que opina sobre la estrella de la tele sin recato. Se considera tímido, pero "la chupa de cuero y la cámara hacen de escudo". Además, "hay que pagar la hipoteca", bromea.
Su papel fue ganando espacio y, ya en vísperas de las pasadas elecciones del mes de marzo, puso en marcha Salvados. Lo que iba a ser un especial sobre la política se convirtió en una serie, que dio un repaso a la Iglesia, al fútbol, a los toros y a la propia tele.
Ahora regresa, desde el 19 de octubre, a La Sexta, en formato semanal.
Con la misma marca, Salvados, pero ya no es temático: "Era un corsé", apunta Évole, además de que "se nos acabaron los temas". Incorpora a un equipo de colaboradores, que permiten sostener el ritmo de producción. Es "gente que hace cosas más locas que yo", dice Évole, como desnudarse en el metro de Barcelona para pasar la gorra.Carlos, El Yoyas, será otro de los colaboradores fijos: "Tiene un discurso muy coherente", opina el responsable de Salvados, que actuará en esta etapa como el "controlador".
Évole seguirá pasando por el plató de José Corbacho y Berto, también se ha embarcado en la gira Terrat Pack, que recorre teatros de España con un espectáculo de monólogos. Buenafuente: " Es como una terapia". Con el showman de La Sexta,
Con la trastienda de este road show, la cadena prepara un piloto que podría convertirse en otro programa de la factoría de El Terrat.