La Sexta pierde 436 millones en cuatro años

.

Cuatro años después de su lanzamiento, La Sexta suma y sigue en números rojos. En 2009, últimas cuentas depositadas en el Registro Mercantil, cerró con un déficit de 77.159.160 euros, hasta acumular unas pérdidas de 436 millones. La cadena de las productoras arrojó en su último ejercicio auditado una pérdida operativa de 129 millones, tras destinar a compras de programas y derechos 244 millones, e ingresar por publicidad 157 millones. Según reconoce en su memoria, hasta 2013, La Sexta deberá hacer frente al pago de 403 millones, tres cuartas partes de ellos (306,265) comprometidos en la compra de derechos como la Liga y la fórmula 1.
Y esa fuerte apuesta por los deportes hace que el coste por punto de audiencia de La Sexta sea el mayor entre las generalistas comerciales.
En 2009, esta cadena gastó . 45,2 millones por cada punto (6,8% de share ese año), frente, por ejemplo, a los 33,5 millones de Cuatro (8,2%), un canal de similares dimensiones
Mientras tanto, los accionistas de La Sexta (las productoras asociadas en Gamp, con Mediapro-Globomedia en cabeza, con un 51,66%; la mexicana Televisa, con un 40,52%, y Gala, con un 7,82%) siguen recurriendo a sucesivas ampliaciones de capital (cuatro en 2009, por un valor de 90 millones) para cubrir las necesidades de efectivo. Desde el nacimiento de la cadena, los socios han aportado 621,4 millones de euros.
Las circunstancias han cambiado para muchos de ellos en este tiempo. El gigante mexicano se ha cansado y quiere librarse de su participación, como ha reconocido el propio consejero delegado de La Sexta, José Miguel Contreras. 
Y Mediapro tiene sus propios asuntos que resolver . Unos administradores concursales supervisan la gestión de la productora de Roures, que ya en 2009 perdía 42 millones de euros.
En la presentación de la temporada 2010-2011, Contreras se marcaba como objetivo alcanzar en este curso "la rentabilidad completa". Antes de que acabe la campaña, ya ha corregido para anunciar que espera salir de números rojos en 2011
Así se refleja asimismo en la auditoría de las cuentas de 2009 (inscritas en el Registro Mercantil en marzo de 2011, tras ser rechazadas y devueltas por defectuosas), que recuerda que en los activos se incluyen créditos fiscales derivados de las pérdidas de 2005 a 2009 por un importe de 177,6 millones de euros. Los Administradores consideran que su recuperación está razonablemente asegurada según el plan de negocio, "que prevé que el Grupo obtendrá beneficios crecientes a partir del ejercicio 2011".