¿Sólo es cuestión de nervios templados?

.

José Manuel Lúcia cree que "ya está bien" de concursos, después de llevarse los 396.000 euros del bote de Pasapalabra . Manuel Romero sigue escribiendo a todos los que le interesan. "Pero ya no me cogen", 88 ediciones de Saber y ganar dice, porque está muy visto. Como José Manuel, un día se comió el rosco, y aún le quedaron fuerzas para resistir , el veterano programa de La 2. Estos dos concursantes imbatibles nos cuentan las claves de su victoria.
"Controlar los nervios",  sintetiza Lúcia. Romero tampoco lo ve más complicado: "Prepararse".
A Romero le parece "una manera rápida de ganar dinero. Y a mí por el momento me ha ido muy bien". Y tanto. Sólo de Pasapalabra se llevó en marzo de 2004 -cuando aún lo emitía Antena 3- 1.023.000 euros con el bote acumulado a lo largo de 47 programas. Luego llegarían , en Cuatro, y Saber y ganar, que lo ha distinguido como uno de sus magníficos. El gran quiz
Con lo ganado, "he montado una librería en Jerez y alguna cosilla más...". Lúcia, paracaidista asturiano que vive en Alcalá de Henares (Madrid), destinará el bote a construirse una casa en un terreno que tiene en Guadalajara y en cumplir el sueño que le empujó a llamar a Telecinco: visitar Rusia junto a su novia.
Si desde el sofá de casa, resolver el rosco parece pan comido , ahí van los mayores tropezones de los dos concursantes, por si futuros aspirantes quieren ir preparados... siempre que no se tengan que enfrentar a ellos.
Romero explica que en el rosco "no puedes pararte a pensar en las respuestas. Así que en las típicas del 'dime el pretérito perfecto simple del verbo bailar', pinchaba".  Lúcia aún se lamenta por haber confundido "unánime" por "unanimidad".
Y eso que el mejor compañero del paracaidista asturiano es el diccionario.  "Todas las palabras del programa  están al alcance de todo el mundo porque están allí". ¿Sencillo?
Pues sí se lo debe parecer a Romero, que tuvo más problemas al participar en El gran quiz: "No valía con lo que supieses, había que estudiar, y hubo otros que se prepararon más" el cuestionario con 40.000 preguntas que había que saberse para participar.
Otro tipo de esfuerzo requiere .¿Lo harían? "Me tendrían que pagar muy bien. Mucha gracia no me hacen, pero habiendo dinero de por medio, me lo pensaría", presentarse a un reality reconoce Romero. "¿Tú me ves a mí en Gran hermano?", responde entre risas Lúcia.