Telemadrid perdió 22 millones en 2009

.

Telemadrid ingresó en 2009 por publicidad un total de 26,5 millones de euros, un 30% menos que en el ejercicio 2008, según informó hoy en comisión parlamentaria la directora general del Ente Público Radio Televisión Madrid, Isabel Linares, quien señaló que este dato "está muy en línea" con el resto de televisiones, tanto nacionales como autonómicas.
Linares señaló que ante la bajada de ingresos por publicidad se vieron obligados a reforzar y ampliar todas las acciones previstas en los planes de mejora de gestión desarrollando el Plan de Gestión de gasto, "que ha supuesto la utilización de los recursos propios y la reducción de costes internos y externos".
El pasado martes se aprobaron las cuentas del 2009 del ente público, que cerró el año con 113 millones de euros de ingresos de explotación, de los cuales 81,5 millones de euros corresponden a los contratos programa. Por su parte, los gastos de explotación ascendieron a 135,4 millones de euros más 6,5 millones de euros de gastos financieros.
Linares señaló que para cubrir el desfase entre ingresos y gastos, solicitaron a la Comunidad de Madrid una aportación presupuestaria extraordinaria. Además, añadió que se pusieron en marcha otras medidas como la Oficina de Control Presupuestario, el Comité de Compras y la implantación de un Sistema de Gestión Financiera, con el que se ha conseguido un ahorro de 25,4 millones de euros en dos años.
En términos generales, la directora general reconoció que 2009 ha sido un año "complejo" caracterizado por incertidumbres legislativas, el anuncio de la desaparición de la publicidad en TVE, el apagón analógico y la crisis financiera. "Son asuntos con fuerte capacidad de alteración del mercado y de los planes de las empresas", apuntó.
Telemadrid perdió espectadores en 2009, y, con un 9,7% de cuota,  quedó ocho décimas por debajo de 2008, "en un año de ajustes presupuestarios de programación donde no se incrementó el contrato programa y con huelgas intermitentes durante tres meses que causaron un enorme daño a la imagen y a la audiencia", según Linares.