Tomate ácido pero no insultante

.

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha absuelto a Telecinco y la productora Atlas de los delitos de intromisión ilegítima en los derechos al honor, a la intimidad y a la propia imagen de los que habían sido acusados por el productor José Frade por las expresiones "burlescas" vertidas en el programa Aquí hay tomate sobre su relación con la artista de variedades Norma Duval.
Frade demandó a la cadena de televisión y a la productora por las expresiones vertidas sobre él en un total de 51 programas de Aquí hay tomate emitidos entre los meses de octubre de 2003 y diciembre de 2004. En concreto, denunció "las menciones en tono burlescas" proferidas en el citado programa sobre su persona, su ex pareja Norma Duval y sobre una supuesta relación con la actriz teatral María José Cantudo.
El tribunal, presidido por el magistrado Juan Antonio Xiol, concluye que , por más que en algún caso pueda observarse una crítica un tanto jocosa y ácida". Aquí hay tomate no utilizó "expresiones insultantes, vejatorias o difamatorias
Los magistrados del Alto Tribunal consideran además que las expresiones vertidas en el programa de Telecinco no vulneraron el honor de Frade porque la información se encuadró "dentro de la denominada crónica social" y porque tan sólo se comentaron "datos ya conocidos o dados a conocer por los interesados", según consta en la sentencia hecha pública.
La resolución señala además que no hubo atentado contra la intimidad de Frade ni contra su propia imagen. El Tribunal Supremo confirma así la sentencia dictada en noviembre de 2006 por la Sección 19ª de la Audiencia Provincial de Madrid. Este tribunal revocó la resolución dictada por el Juzgado de Primera Instancia número 43 de Madrid, quien en un primer momento condenó a Telecinco y a Atlas a pagar una indemnización de 12.000 euros a Frade.