Uribarri hará las quinielas de Eurovisión desde casa

José Luis Uribarri admite que le hubiera gustado viajar a Moscú para retransmitir el festival de Eurovisión, una plaza que TVE ha cedido al locutor Joaquín Guzmán.
Guzmán, eurofan confeso desde hace tan solo dos años, se ha comprometido a no realizar predicciones . "Yo sí las hago, porque juego con la ventaja de 25 años de experiencia de retransmisiones de este festival ", replica Uribarri.
Sobre la elección de TVE, el veterano locutor opina que "está en su pleno derecho y es porque confía en él", pese a su falta de experiencia en esta labor.
Para Uribarri, la edición de este año de Eurovisión supone un "desafío" a los pronosticadores como él, tras las nuevas normas que ha impuesto la UER para evitar el voto vecino. "Son cambios hechos con buena intención", afirmó, "pero serán un brindis al sol, porque salvo casos muy claros que a lo mejor no se repetirán, como los 12 votos que se dan alemanes y turcos o los 12 que nosotros damos a Rumanía, los problemas se seguirán repitiendo".
Por no saber, Uribarri no sabe ni estará en el plató del Madrid el día de la final, el 16 de mayo, porque sólo tenía contrato para las galas de clasificación que condujo Alaska.
""Creo que donde yo podía dar más juego era en la narración de la final. Ahora no sé qué haré", explica. "Si es preciso, continuaré con las predicciones desde un rincón de mi casa".
José Luis Uribarri fue rescatado el año pasado por Televisión Española, después de cuatro años apartado de las labores de comentarista de Eurovisión, de la que se encargó Beatriz Pécker.