Wyoming exige a Esperanza Aguirre que le defienda como a Hermann Tertsch

José Miguel Monzón, El Gran Wyoming.mediaset.es

.

"Niego a Esperanza Aguirre el derecho a señalarme como instigador"
la presidenta de la Comunidad de Madrid, que le ha apuntado con el dedo como inspirador del confuso incidente nocturno que acabó la semana pasada con el director de Diario de la noche, de Telemadrid, en el hospital
El intermedio
Sobre lo que pasó la noche del lunes en el interior del Toni 2, en la madrileña calle Almirante, las versiones difieren según lo cuente el agredido o La Sexta.
En la parodia, se montaron encima de "Al Qaeda" cortes de Tertsch en los que pronunciaba "pacifistas", "ministros" e incluso "Zapatero".
Tras conocerse que Tertsch recibió el pasado lunes, en un local de ocio de la capital, una patada por la espalda que le ha roto costillas y ha afectado a los pulmones, Aguirre declaró que "la actitud crítica con el Gobierno de Tertsch no puede justificar una agresión física o moral". Como ejemplo de esta última apuntaba a "presuntas bromas, manipulando su manera de expresarse, quitando palabras y poniéndolas", que "le han hecho aparecer como un asesino", en referencia a un sketch de El intermedio.
"Deducir de ese vídeo que llamamos asesino" a Hermann Tertsch es una "manipulación perversa", sostiene el conductor del programa de La Sexta. En su opinión, el montaje simplemente "ridiculiza" un "exabrupto innecesario" de Tertsch al opinar sobre el secuestro de tres cooperantes por Al Qaeda.
Wyoming ha asumido el derecho de Tertsch a querellarse si considera ofensivo el vídeo, pero dice que se "alarmó" cuando Aguirre implícitamente le culpó del incidente. Y destaca la "contradicción" en la que incurre la presidenta autonómica cuando llama a "evitar que las personas sean señaladas" por sus ideas, como en el caso del presentador de Telemadrid, pero no en el del showman de La Sexta. Ahora, en su opinión, Aguirre debería "preocuparse por lo que me pudiera pasar".
En su blog en el diario Público, Wyoming -quien se dice objeto de "linchamiento mediático"- sostiene que los vídeos manipulados "los vi en Internet cuando empezó el lío. En el programa no me entero de muchas piezas porque es en directo y estoy a otras cosas". Un extremo confirmado por el productor ejecutivo, Miguel Sánchez Romero, que le acompañaba en la rueda de prensa.
"Soy totalmente ajeno a los hechos", insiste el showman. Pero no reniega de los contenidos de El intermedio, y menos de esa sección en concreto, construida con vídeos que son una "estupidez".
Desde la cama del hospital en la que se recupera de las heridas, Tertsch señaló a Abc que está "convencido de que se trataba de profesionales".
Al mismo tiempo, . "A mí me han insultado antes de ese programa y después. Me han llegado a llamar hasta judío nazi, lo que demuestra la tensión de odio que hay últimamente en este país". no quiso apuntar al vídeo de El intermedio como origen de la agresión
No obstante, sigue en marcha la querella que va a presentar contra el espacio de La Sexta, que dobló un editorial del presentador del Diario de la noche, en el que éste afirmaba: "Frente a tanto ministro pacifista que prefiere morir a matar, la decisión de matar a un enemigo que nos quiere matar está justificada como defensa legítima y si pudiera matar a quince miembros de Al Qaeda para liberar a los tres compatriotas secuestrados" en Mauritania "lo haría sin dudar".
La Sexta, por su lado, ha investigado el suceso y aseguró en sus Noticias del domingo que la policía "descarta en estos momentos que haya existido intencionalidad ni política, ni ideológica, ni ataque a la libertad de expresión alguno". Según la cadena, "todo apunta, como mucho, a una vulgar pelea de bar".
Y frente a la patada por la espalda de la que habla el periodista, La Sexta dice que, según un testigo, "en el forcejeo" con otro cliente del local, Tertsch -que "no se encontraba en buen estado- "se habría caído al suelo y golpeado con un taburete".
Wyoming ha deseaso "la pronta recuperación" del periodista de Telemadrid, y pide que la policía "esclarezca" cuanto antes el suceso.
Este año, otro de los gags de El intermedio llegó a provocar la intervención de la Asociación de la Prensa de Madrid, que declaró que era un "desprestigio" para la profesión emplear la "trampa y el engaño", cuando el espacio de Wyoming envió un correo electrónico a Intereconomía con un falso vídeo en el que el presentador humillaba a una becaria.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.