La anti-gala de la tele

Imanol Arias y Ana Duato, protagonistas de 'Cuéntame'.mediaset.es

.

Que Cuéntame cómo pasó (La 1)se marcha con los bolsillos llenos y que es probablemente la gala más tediosa de cuantas se retransmiten -inútil el esfuerzo de limitar el tiempo para los agradecimientos de los afortunados- son las dos constantes de los Premios de la Academia de la Televisión (ATV), que esta noche celebraron su XI edición.
La velada se estrenó con Concha Velasco, pero no por el anunciado premio a Toda una Vida, el momento más emotivo y con el que se cerró la retransmisión. Subió por primera vez al escenario por su papel de actriz protagonista, Carmen Orozco, en Herederos (La 1). 
La pedrea para Cuéntame arrancó en la categoría de Maquillaje y caracterización, que ya se llevó hace dos años.
Ya sin El conciertazo en la parrilla, Los lunnis, también de La 2,  conquistaron el premio al mejor programa infantil. 
"Otra vez", reconoció Eduardo Ladrón de Guevara al recoger la estatuilla al mejor guión para Cuéntame .
Por quinto año, Canal de Historia fue elegido como el mejor Temático.
El hormiguero (Cuatro ) desbancó a Buenafuente y Sé lo que hicisteis (ambos, de La Sexta) como mejor Programa de Entretenimiento. 
Por segunda edición consecutiva, el premio al informativo fue para Callejeros (Cuatro).
La dirección de arte de El internado (Antena 3) se llevó la estatuilla en su categoría.
Las autopromociones de la Eurocopa 2008 de Cuatro ganaron el galardón a la mejor realización.
20-N, los últimos días de Franco , de Antena 3, fue elegida como la tv-movie del año. 
Los siete directores de Cuéntame cómo pasó recogieron la enésima estatuilla para la serie de La 1.
Fotografía e iluminación fue para David Arribas por El internado, de Antena 3. 
Mejor serie: Cuéntame cómo pasó (como en 2007 y 2008).
La nueva categoría de Música para televisión también fue para la cadena pública y su culebrón de sobremesa . Amar en tiempos revueltos
La terna de presentadores de programas de entretenimiento se repetía respecto a la del año pasado: Pablo Motos, Andreu Buenafuente y Gran Wyoming. Esta vez se lo llevó el último. 
En esta ocasión, Lorenzo Milá (La 1), con las maletas ya listas para trasladarse como corresponsal a Washington le arrebató el premio al mejor conductor a su amigo Matías Prats (Antena 3), un habitual de los últimos años. "Es un casi un premio póstumo", bromeó Milá, quien recogió el anterior en vísperas de su primer viaje a EEUU.
Y el falso directo se tragó el momento en que se nombraba a Paco León como mejor actor por Aída, de Telecinco.
En resumen, nueve premios para TVE (cuatro de ellos para Cuéntame), tres para Cuatro y Antena 3 y uno para Telecinco y La Sexta.
En una curiosa pirueta de fusión entre pasado y futuro, en el transcurso de la gala Televisión Española (retransmitió La 2 desde el Casino de Aranjuez, presidió la ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, y presentaron Juan Ramón Lucas y Julia Otero) sorteó un aparato de plasma con TDT entre los espectadores que mandaban SMS (1,28 euros) o llamaban a un 905 (1,74) para elegir su momento favorito de la historia de la pequeña pantalla.
Si el ganador aguantó hasta el final para saber si se había llevado el premio, sin duda lo merecía por su heroicidad.
Y si, como dijo Juan Ramón Lucas, ésta era "la fiesta de la televisión" y la ATV -que dirigió, produjo y realizó el ¿guión? de la gala- un "faro de referencia", según su presidente, Manuel Campo Vidal, el medio está peor de lo que se podría pensar.
Las audiencias dan fe de ello. Los 1.334.000 espectadores (9,6% de cuota) del año pasado en La 1 (759.000, 4,7% en 2007 por La Sexta) se quedaron en 674.000 (4,6%). Vamos, . poco más que las familias y amigos de los equipos de Cuéntame y Callejeros