La audiencia de la fórmula 1 también pierde la rueda en Hungría

.

Ni la pole de Fernando Alonso, ni la presencia de dos pilotos españoles (con la incorporación de Jaime Alguersuari) consiguieron enganchar a los aficionados españoles a la fórmula 1 en el GP de Hungría. Y en el colmo de la mala suerte, los mecánicos de Renault pincharon en el abc de las asistencias, el repuesto de una rueda.
Una media de 2.034.000 espectadores (20,7% de cuota de pantalla) vieron la carrera del domingo en La Sexta, 1.682.000 personas y 16,6 puntos menos que en la misma prueba del año pasado, disputada el 3 de agosto y retransmitida por Telecinco.
Y que el éxito de audiencia corre en paralelo a los buenos resultados del piloto asturiano lo prueba el dato de que, desde que se retiró a boxes sin esa rueda perdida, la carrera se quedó en un 18%, y en los 40 minutos finales bajó al 13%.
La curva de Hungría marcó un trazado inverso al habitual, cuando crece el share a medida que avanza la prueba. Así, arrancó con un 40% y llegó a meta con el 10% de cuota.
Unos resultados que vuelven a poner de maniifiesto la pérdida de interés de los seguidores españoles del Mundial de Automovilismo.
En la anterior carrera, Alemania, se quedaron por el camino 1.332.000 espectadores (y 13,4 puntos de cuota), ya que sólo consiguió congregar a 2.609.000 (25,7%).
La de Silverstone fue vista por 3.094.000 personas, casi dos millones menos (1.850.000) que en el GP de Inglaterra de 2008. En cuota, La Sexta (28%) cedió 17 puntos en comparación con la anterior retransmisión en Telecinco (45%).
Antes, el GP de España del 10 de mayo registró un 32,1% de cuota y fue visto por 3.910.000 aficionados en La Sexta, casi millón y medio menos que un año antes, y 11,3 puntos menos de share.
El circo de la fórmula 1 regresa a España (GP de Europa, en Valencia) el 23 de agosto. Y  no contará con el tirón de Fernando Alonso, castigado por la FIA a perderse la prueba por el fallo en boxes.