Almodóvar sucumbe ante Paco Martínez Soria en TVE

.

Solo dos películas españolas -Fuga de cerebros (3.301.000 espectadores, 19,5% de cuota, en Antena 3) y Ágora (2.613.000, 14,5%, en Telecinco)- se cuelan entre las cien más vistas en televisión en 2011. Un ranking donde no figura La 1, pese a que es la grande que más cine patrio emite (151 títulos de enero a diciembre, más 126 en La 2). Hay que bajar hasta el puesto 104 del ranking para encontrar La ciudad no es para mí, de Cine de barrio (2.426.000, 19,4%).
Porque el verdadero éxito de la cadena pública se sustenta en el cine USA. Los diez largometrajes más vistos en 2011 se programaron en su contenedor dominical, La película de la semana, y los diez estaban producidos por las majors.
En cabeza está El intercambio, dirigida por Clint Eastwood y protagonizada por Angelina Jolie y John Malkovich (4.835.000, 26%), emitida en octubre.
A partir de ahí, una larga nómina de producciones made in Hollywood. Porque igual que La 1 es la cadena que más parrilla dedica al cine nacional (151 filmes, frente a los 160 de 2010, según el último anuario de Egeda), también es la que más espacio reserva para el foráneo (535 solo de Estados Unidos, 37 más que un año antes)
Y en prime time, por cada película española que programó la cadena pública (52), hizo lo propio con tres estadounidenses (142).
Si el criterio fuera la audiencia, tendría lógica la decisión de los programadores. Mientras los filmes USA atrajeron a una media de 2.146.000 espectadores (15,2% de cuota), 1.240.000 vieron cine español (con un share del 8,6%).
Pero el filón no está en la noche, sino en Cine de barrio. Y en Paco Martínez Soria. Tras La ciudad no es para mí, Abuelo made in Spain (puesto 119, 2.391.000, 20%) es la siguiente cinta nacional que figura en la lista, que continúa con más Cine de barrio: Esa voz es una mina, Ha llegado un ángel y La hermana San Sulpicio.
Hay que bajar hasta el puesto 156 para encontrar un título en el horario estelar del domingo: Volver, de Pedro Almodóvar, con 2,3 millones de espectadores y un share del 14,4%.
Entre las 50 emisiones más vistas del año, un catálogo copado por los deportes, no figura ninguna película, ni siquiera un taquillazo made in USA.