Estado y autonomías subvencionaron en 2008 a sus televisiones con 1.277 millones

Estado y autonomías subvencionaron en 2008 a sus televisiones con 1.277 millonesmediaset.es

.

Las radiotelevisiones públicas, tanto RTVE como las autonómicas, recibieron 1.277,5 millones de subvenciones en 2008, según recoge el Informe anual de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones. De la tarta publicitaria de 2.772,3 millones de la televisión en abierto, los operadores públicos ingresaron 880,2 millones, 596,8 de ellos la cadena estatal y 283,4 las autonómicas (un 31,7% del total).
El sector total de la televisión movió 6.804 millones, 3.246,5 de ellos generados por la publicidad, la televenta y los patrocinios, con una caída del 9,4% respecto a 2007.
La segunda mayor partida es la que corresponde a las cuotas de los abonados a la televisión de pago, 1.439,2 millones; seguidos del pay per view (243,8).
Por tipos de soporte, las televisiones en abierto ingresaron -sin subvenciones- 2.993,9 millones, un 9,6% menos que en 2007. 2.772,3 millones corresponden a publicidad, y 221,5 a lo facturado por SMS y llamadas a teléfonos de tarificación adicional, entre otros.
A continuación, Digital + (1.542,3), los operadores de cable (346,7) y la televisión IP -Telefónica, Orange...- (185,1).  
Paradójicamente, la crisis afectó en menor medida al sector de la televisión de pago, que mantuvo el nivel de ingresos del año anterior, y que por primera vez supera los cuatro millones de clientes. Aunque Digital + perdió 30.000 (se mantienen 2.034.000), Imagenio ganó 98.437 (607.203) y Ono, 74.190 (1.039.012).
Este negocio se sustenta básicamente en los ingresos por abonado (1.314,5 millones del total, un 3,2% más que en 2007).
Pese a que los ingresos por esta partida se situaron en 154,1 millones, sólo seis menos que el año anterior; frente a los 58,9 por el visionado de filmes (3,3 millones más). las contrataciones de partidos bajaron un 17,5% respecto a 2007 -debido a que Mediapro derivó muchos de ellos para su emisión en La Sexta como parte de su estrategia en la guerra del fútbol-,