Las cadenas autonómicas, en quiebra técnica

.

Las televisiones autonómicas -sin contar la gallega, pendiente de aprobar sus cuentas- perdieron 509,250 millones de euros en 2008 . Un ejercicio más en el que las cadenas asociadas en la FORTA cierran en números rojos. Y eso, pese a las subvenciones que reciben de sus respectivos gobiernos, y que el año pasado sumaron 699 millones, un 107% más que en el balance anterior (337.087).
Si no hubieran recibido esas ayudas públicas, las pérdidas se habrían elevado hasta los 1.208.017 millones de euros , según el Análisis Económico de la Televisión en España 2008, realizado por la auditora Deloitte.
Frente a estas cadenas -que en octubre promediaron una audiencia del 12,5%, 1,9 puntos menos que hace un año- , las televisiones privadas cerraron en números negros, 249, 525 millones de euros. 
Una diferencia que el informe de Deloitte explica en parte por la extremada diferencia entre los costes de unas y otras, y que en las cadenas regionales (1.501 millones) fueron un 6% superiores a 2007.
Cada punto de audiencia supone a las cadenas comerciales 37.247 euros de gastos de explotación; a las autonómicas, 104.030 euros.
También señala el estudio que, por cada punto de share trabajan 100 profesionales en las privadas, frente a los 460 en la FORTA.
Otra de las justificaciones la encuentra Deloitte en que, mientras las televisiones comerciales ingresan por publicidad 45.489 euros por punto, las autonómicas consiguen 19.258. 
En 2008, éstas vieron mermados sus ingresos por anuncios en 30 millones de euros, hasta los 278 millones (-10%)
En su jornada anual, celebrada la semana pasada, las televisiones comerciales reclamaron a la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega que la Ley Audiovisual que se tramita actualmente contemple "auditorías periódicas y públicas sobre el grado de cumplimiento del servicio público" de las televisiones de titularidad pública, que destinan actualmente gran parte de su presupuesto a la compra de derechos deportivos (Liga, Champions, fórmula 1) o de cine estadounidense.
Y también exigieron que la supresión de los anuncios en TVE se extienda a las autonómicas y municipales.
Pero lejos de pensar en replicar el modelo de la televisión estatal, algunas cadenas de la FORTA cierran estos días sus presupuestos para 2010 esperando arañar parte de la tarta que liberará Televisión Española a partir del 1 de enero, y sin descontar los efectos de la crisis económica, que afecta con especial virulencia al sector. 
Así, Telemadrid (más de 1.300 trabajadores, 9,7% de cuota en 2009) presupuesta 132,7 millones. 81,5 de los fondos de la comunidad autónoma y 41,5 de la publicidad (un 10,6% más que en 2009).
Canal Sur (15,8% de cuota, cerca de 1.400 trabajadores), que espera que de los 238,9 millones presupuestados para 2010, 66,6 procedan de la publicidad.