El ex fiscal corrupto Eliot Spitzer, tertuliano de CNN

.

El canal de noticias CNN anunció hoy el fichaje del ex gobernador de Nueva York Eliot Spitzer , relacionado en 2008 con un servicio de prostitutas de lujo (e inspirador de la serie The good wife, que emite Fox), para que presente una tertulia nocturna en la cadena junto a la periodista Kathleen Parker.
Spitzer, que fue durante años fiscal del estado de Nueva York y luego se convirtió en gobernador demócrata hasta que se descubrió que era el "cliente número 9" de un servicio de prostitutas, se convertirá a partir del próximo otoño, de lunes a viernes, en la cara del horario de máxima audiencia en las noches de la CNN.
El ex político conducirá con Parker, ganadora de un premio Pulitzer de periodismo y conocida columnista conservadora, un espacio en forma de "mesa redonda en la que comentarán con sus invitados las historias más importantes, irresistibles y divertidas de la jornada", según detalla un comunicado de la cadena de televisión.
Se trata de "un dinámico intercambio de opiniones y análisis", para el que aún no hay nombre, pero que, según CNN, ofrecerá a los televidentes las noticias del día de la mano de "dos de las figuras más inteligentes y francas del país, que no tienen intereses particulares y quienes luchan por causas importantes".
"Tengo muchas ganas de trabajar junto a Kathleen en una tertulia que informará, cuestionará y entretendrá. Agradezco a la CNN la oportunidad que me da para presentar un programa que jugará a favor de la definición de los asuntos de nuestro tiempo", señaló Spitzer en el mismo comunicado.
El ex gobernador, que en los últimos meses ha aparecido en numerosos programas televisivos e incluso ha participado como columnista económico en algunas publicaciones, alabó además el "extraordinario intelecto y las agudas observaciones" de su nueva compañera de trabajo.
Spitzer dimitió como gobernador de Nueva York en marzo de 2008, y dio por terminada su carrera política, construida sobre la persecución de la corrupción y las irregularidades financieras, envuelto en un escándalo sexual que se destapó tras ser investigado por inspectores del Servicio de Rentas Internas (IRS).
El escándalo saltó a la opinión pública días antes de su renuncia cuando el diario The New York Times reveló su presunta vinculación a una red de prostitución de lujo que operaba en Washington y en Nueva York, y a la que habría recurrido en numerosas ocasiones.