El Gobierno espera que la Liga ingrese 1.500 millones con la venta centralizada

Derechos Ligamediaset.es

.

El Gobierno ha aprobado finalmente el Real Decreto Ley de Medidas Urgentes en relación con la comercialización de los derechos de explotación de contenidos audiovisuales de las competiciones de fútbol, según ha anunciado la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.
El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha explicado que el decreto abarca cualquier tipo de emisión, en directo y en diferido, en abierto y de pago, para transmisiones íntegras y resúmenes, en un tiempo limitado a tres temporadas y para cualquier mercado, tanto nacional como internacional. El ministro también ha especificado que se mantiene el partido en abierto.
En este sentido, ha asegurado que se regula a partir del reconocimiento de la titularidad de los derechos por parte de los clubes mediante la cesión obligatoria de la comercialización al organizador de cada una de las competiciones; en el caso de la Liga a la Liga de Fútbol Profesional, y en el caso de la Copa y la Supercopa, a la Federación Española de Fútbol.
De este modo, el comercializador establecerá las condiciones generales de configuración de la oferta pero con una "intervención importante" de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC). La comercialización puede ser de tipo exclusivo, con un proceso de licitación pública, transparente, competitiva y no discriminatoria a un sólo licitador, o en régimen de comercialización no exclusiva a más de uno en condiciones de igualdad.
Además, se regulan también los criterios generales de reparto de los ingresos. Concretamente, el 50% de los ingresos en la Primera División -que se quedarán con el 90% del bote- y el 70% en la Segunda se distribuirá a partes iguales entre todos los clubes. El resto se distribuirá en función a varios criterios: los resultados deportivos de las cinco temporadas anteriores en Primera División y de la última temporada en Segunda; la implantación social, lo que cada club recauda en abonos, taquilla y otros ingresos y a la generación de recursos de transmisiones audiovisuales.
De este modo el ministro ha estimado que se puede pasar del ratio actual del 7 a 1 (entre el club que más ingresa y el que menos) a uno que, cuando finalmente los ingresos alcancen los 1.500 millones de euros -mil en España y 500 en el extranjero "en el escenario más positivo"-, debe ser 3,5 a 1, aunque inicialmente se establece de 4,5 a 1 con una fórmula transitoria de seis temporadas, para que ninguno de los clubes perciba cantidades inferiores a las de ahora.
Junto a ello, se establecen los porcentajes que los clubes tienen que ceder para fines sociales para la promoción del fútbol aficionado y el deporte base: hasta un 1,5% para la inserción laboral de los profesionales del fútbol y para otros deportes que no generan estos ingresos; un 3,5% al fondo de compensación para los clubes que descienden de Primera a Segunda y de Segunda a Segunda B; un 1% a la Liga de Fútbol Profesional para la promoción internacional de la competición; y un 1% a la Federación Española de Fútbol para la promoción del fútbol aficionado.
A ésta ultima, además, en el caso de la parte de la Copa que no comercializa por sí misma, que es la final y la Supercopa, se le garantiza como mínimo, un 1% adicional de esos ingresos.
A juicio de Wert, esta nueva fórmula permitirá en un "plazo razonable de tiempo" incrementar los ingresos de los derechos nacionales hasta los 1.000 millones de euros -de los 700 millones actuales- y situar los derechos internacionales -una opción "apenas explorada hasta el momento"- en los 400 o 500 millones de euros en el mismo tiempo.
Wert ha explicado que hasta ahora la comercialización se regía por el llamado derecho de arena, que ha generado la "disgregación de la oferta" frente a una demanda concentrada y que limita "muy seriamente la rentabilidad en mercados internacionales". En este sentido, ha recalcado que en la temporada 2013-2014, lis ingresos por derechos alcanzaron algo más de 800 millones de euros, frente a los 1.875 millones de la Premiere Liegue o los 846 de la liga italiana.
Consejo de Ministros
Además, ha recalcado que generaba un "enorme desequilibrio" de los ingresos entre los distintos participantes ya que un 45% es en la actualidad para cuatro equipos y un 33% para dos equipos -Real Madrid y Barcelona- con un ratio de 1 a 7 entre el que menos y el que más ingresa, completamente "anómalo" en el contexto europeo. Igualmente, ha mencionado la conflictividad sobre el contenido de los contratos de cesión y su judicialización, en referencia a la guerra del fútbol entre Prisa y Mediapro.
En este sentido, ha explicado que la norma trata de responder a una demanda de todos los actores implicados, tras la petición de la Liga de Fútbol Profesional y la Federación Española de Fútbol de que mediara constatar las dificultades de la autorregulación, así como garantizar la viabilidad de los equipos y apoyar al deporte aficionado.
Del mismo modo, ha resaltado que también se trata de ampliar los mercados audiovisuales que tienen en España un desarrollo limitado, en concreto de la televisión de pago. Wert ha precisado que en el Real Decreto hay una previsión, más un informe vinculante de la CNMC, que garantice a todos los operadores de la televisión de pago el acceso en condiciones equitativas a estos contenidos.
Además, espera que se mejore el control económico y financiero de los clubes y las sociedades deportivas que, según ha recordado, tienen una deuda de 3.000 millones de euros. Así, ha recordado que los acreedores más importantes son los bancos pero que también adeudan a la Agencia Tributaria y a la Seguridad Social unos 600 millones de euros. Finalmente, ha hecho hincapié en el objetivo de impulsar el deporte aficionado y el femenino
La regulación de la comercialización de los derechos audiovisuales de la Liga BBVA y la Liga Adelante era una reclamación de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y la Liga de Fútbol Profesional (LFP), que buscaban así "un modelo de venta centralizada, de reparto equitativo y de solidaridad con el fútbol aficionado de los derechos audiovisuales de las competiciones de Liga de Primera y Segunda División".
El contenido de este decreto ley ha supuesto un agrio enfrentamiento entre Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol, y Ángel María Villar, presidente de la Federación Española de Fútbol. Además, el presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), Miguel Cardenal, acusó recientemente a la RFEF de buscar un acuerdo "con ciertas condiciones y a su gusto".
"La venta colectiva es buena y necesaria en el fútbol español, pero hay muchas maneras de conseguirlo y hay que ver si el propio fútbol está a la altura de la demanda que está realizando", aseguró. Cardenal subrayó además que la RFEF, que trasladó su apoyo a la venta centralizada, "privadamente señalaba que solo estará de acuerdo si tiene determinadas condiciones y se hacía conforme a su gusto".
El presidente del CSD explicó que la federación tiene "sus intereses legítimos", lo mismo que la LFP, mientras que el organismo que dirige se centra "en los intereses generales y pensando en la población".