Movistar TV espera triplicar su cartera de clientes con las motos y la fórmula 1

.

Telefónica se ha propuesto el reto de liderar en un año el mercado de la televisión de pago en España. Para ello, ha hecho una "apuesta firme" por derechos deportivos como la Fórmula 1 y el Mundial de motociclismo -cuyos derechos compartirá este año con Mediaset España, en abierto-, según ha explicado el director general de Contenidos de Televisión de Telefónica, Luis Velo.
Velo ha indicado que la intención de la compañía es superar la barrera de 1,5 millones de abonados en un año y llegar hasta los tres millones de abonados en un plazo más amplio, cuando tengan en exclusiva todos los derechos deportivos para el pago, en 2016, con lo que superarían por número de abonados a la plataforma de Canal+.
Según el último informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), Canal + lidera el mercado, con 1.655.479 clientes; mientras que Movistar ocupa la tercera posición (611.251), por detrás de Ono (807.429).
Vela, que ha recordado que la penetración de la televisión de pago en España es bastante más baja que en el resto de Europa (en torno al 20%), ha señalado que esta "apuesta firme por los contenidos deportivos" es "un primer paso para crecer en abonados" y ha adelantado que "más adelante" la plataforma también se planteará apostar "por la ficción".
Para esta apuesta por el mercado de la televisión de pago en España, Telefónica cuenta con una red de fibra óptica que actualmente llega a 3,5 millones de hogares y que la compañía pretende ampliar hasta los siete millones, según ha indicado Velo, que ha explicado que esta tecnología, frente a otras como el satélite, "permite muchas más posibilidades".
Por lo que respecta a los contenidos de sus canales, en el caso del Mundial de MotoGP y la Fórmula 1, la compañía ha previsto una cobertura que incluye la emisión simultánea durante las carreras -de hasta 20 horas en directo- de seis señales en alta definición, entre las que el espectador podrá elegir y que emitirán desde la más tradicional, editada y con comentarios, a cámaras en los vehículos de los pilotos o áreas.
Respecto al equipo que comentará ambos campeonatos, el experiodista de Televisión Española Ernest Riveras, cara visible del proyecto, ha destacado que, en el caso de la Fórmula 1, narrarán Josep Lluís Merlos y Joan Villadelprat, que hasta ahora lo retransmitía en TV3, junto a Jaime Alguersuari y María Serrat. En el caso de las motos, los comentaristas serán el propio Ernest Riveras (labor que desempeñaba en Televisión Española hasta que las motos se trasladaron a Mediaset España) y el expiloto Alex Crivillé.
En cuanto a lo que van a tener que pagar los aficionados a ambos deportes, Velo ha afirmado que todavía se están cerrando los últimos flecos de la oferta comercial que se va a presentar en unas semanas, pero ha adelantado que será un "paquete asequible" que se comercializará para clientes de Movistar en uno distinto al del fútbol, y junto a otros deportes como tenis, con el torneo de Roland Garros.
Sobre el reparto de derechos del Mundial de motociclismo con Mediaset, Velo ha adelantado que la primera carrera del campeonato, que se disputará el 23 de marzo en Qatar, se emitirá en directo en exclusiva en Movistar TV. En cuanto al resto de carreras, ha señalado que todavía se está negociando con Mediaset qué espectáculos se emitirán en directo y cuáles en diferido.
Lo que sí está más o menos acordado, según han adelantado los responsables de Telefónica, son los horarios en los que Mediaset ofrecerá aquellas carreras que se emitan en diferido. Así, las que se disputen en países asiáticos y se ofrezcan en diferido se emitirán a las 14.00; las europeas, a las 18.00; y las americanas, a partir de la medianoche.
"Nosotros no perseguimos audiencia, lo que queremos es despertar interés", ha subrayado Velo, quien ha indicado que la intención es dar una "oferta diferencial" y "un producto de calidad". En cuanto a la polémica que ha despertado que algunas carreras se emitan en pago, ha señalado que "España es el único país del mundo desarrollado donde los derechos están en abierto con publicidad".