La denuncia de Malta de dopaje y limones con droga, sin "el más mínimo fundamento"

"Cuando se llega a cierta a edad se chochea", responde José Antonio Camacho al seleccionador y tres jugadores del combinado que en 1983 perdió frente al español 12-1 en Sevilla, que acusan ahora en 'Fiebre Maldini' a sus rivales de consumir esteroides. 

Integrantes de la selección de Malta que encajaron el histórico 12-1 en España, partido celebrado en 1983 y que era clasificatorio para la Eurocopa del año siguiente, han acusado de dopaje a los futbolistas de la selección española que jugaron aquel día y también de haberles drogado en el descanso del partido con unos limones.
En un reportaje emitido en el programa de Movistar+ Fiebre Maldini, el seleccionador Scerri y de los jugadores Bussutil, Fabri y Demanuele coinciden en sus denuncias.
"Mi hermano es culturista y por eso sé lo que pasa cuando tomas esteroides. La energía que tenían los españoles era algo fuera de lo normal. Noté durante el partido que les salía ácido líquido de la boca. Ese es uno de los efectos de tomar esteroides. Algunos jugadores tenían espuma blanca en la boca", asegura uno de los jugadores de Malta, versión corroborada por más compañeros en el reportaje.
Futbolistas y seleccionador también coinciden en revelar una historia que supuestamente ocurrió durante el descanso. "Recuerdo que entró al vestuario un hombre pequeño vestido de blanco con una bandeja grande con limones cortados. Me sentía borracho, como su hubiese estado toda la noche de fiesta", explica uno de ellos.
Para contrarrestar estas acusaciones por parte de los jugadores del Malta, el capitán de la selección española aquel día, José Antonio Camacho, toma la palabra y asegura que le "parece una locura lo que dicen y además totalmente injustificado".
"Están compinchados entre ellos para decir esto. Que entre un señor bajo, vestido de blanco y ofreciendo limones... Pues no los cojáis. ¿Todos tomaron limones? Me parece una locura. Están demostrando que tienen muy poca categoría deportiva. Hemos pasado toda clase de controles y nunca hemos tenido nada. Eso de la espuma en la boca me parece una exageración. Yo ni sé lo que son esteroides. Cuando se llega a cierta a edad se chochea y creo que es lo que están haciendo", acusa el exjugador del Real Madrid.
Aquel partido se celebró el 21 de diciembre de 1983 en el Benito Villamarín, donde España estaba obligada a ganar por 11 goles para sacar billete para la Eurocopa. Con Miguel Muñoz como seleccionador y Santillana y Poli Rincón como máximos anotadores, con cuatro goles cada uno, el equipo español logró su objetivo y se clasificó para el torneo, donde llegó hasta la final que perdió ante Francia.
La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) ha rechazado "tajantamente" las declaraciones de los malteses y calificó las acusaciones vertidas de "rotundamente falsas" y sin "el más mínimo fundamento".
"La RFEF confirma la absoluta limpieza de sus jugadores, reitera que ha sido uno de los partidos más importantes de la historia de la selección absoluta, que concluyó 12-1 y que sirvió para que se clasificara para la fase final de la Eurocopa'84 en la que fue subcampeona", advirtió.
Además, la RFEF solicitó "absoluto respeto" para el combinado nacional y avisó de que se "reserva la posibilidad de emprender acciones legales de toda índole contra quienes traten de ensuciar la buena imagen del fútbol español".