Un reparto de derechos televisivos para que no ganen siempre Madrid y Barça

Los entrenadores del Madrid, Jose Mourinho (en primer plano), y el Barcelona, Pep Guardiola.mediaset.es

.

Sevilla, Athletic, Villareal, Espanyol, Real Sociedad y Zaragoza llevarán ante Competencia el convenio que el resto de clubes de la Liga BBVA proponen para repartirse los ingresos por derechos de televisión. Consideran que este acuerdo hará que las diferencias entre los equipos sean cada vez mayores y que el título esté "vendido" a Real Madrid o Barcelona.
"Hago una pregunta a los millones de aficionados: ¿Hay alguien que dude de que la Liga la van a ganar Barcelona o Real Madrid sin sacarle 20 puntos al siguiente?", sentenció el sevillista José María del Nido, que fue el encargado de comparecer en rueda de prensa en la sede de la Liga de Fútbol Profesional para explicar los motivos por los que ha rechazado firmar el convenio.
El acuerdo, que entraría en vigor a partir de la temporada 2015-2016, pero que podría adelantarse un año, lo han firmado 13 clubes, y el Málaga todavía no ha tomado una decisión definitiva.
Según el mismo, el Real Madrid y el FC Barcelona se repartirían el 34% (ahora tienen el 50%) de los derechos, mientras que Atlético de Madrid y Valencia compartirían el 11%, el 45% sería para los demás de Primera, y un 9% para los de Segunda, al tiempo que se aumentarían las ayudas al descenso. Actualmente supone unos 650 millones de euros al año.
El grupo disidente se mostró radicalmente contrario a este acuerdo, que tienen intención de poner en conocimiento de las autoridades de Competencia para que consideren si estos baremos "afectan a la competitividad y a la igualdad".
Además, promoverán una "modificación legislativa, para que la venta de los derechos sea centralizada, no individualizada" -el resto propone negociación individual y luego puesta en común en una caja para posterior reparto-. Igualmente, propondrán el llamado , por lo que cada club podrá vender los partidos que se disputen en su estadio. derecho de arena, que permitirá que los titulares de los derechos de cada encuentro sean los anfitriones
De acuerdo con su propuesta, tomada según el modelo de gestión de las grandes ligas (Gran Bretaña, Francia, Italia, Alemania y Rusia) abogan porque "una parte proporcional de los ingresos, en este caso el 40%, se reparta por igual", mientras que el resto (60%) sería por "conceptos variables".
"La audiencia, la notoriedad (donde entraría la historia, los resultados de las últimas temporadas, los aficionados...) y la clasificación", aclaró Del Nido.
El argumento para su acuerdo es que "no existan las diferencias actuales, y que el primero cobre 130 millones y el último nueve".
"Hay cuatro clubes, dos de ellos a una distancia descomunal, y el resto que cobramos igual, quedemos donde quedemos. Queremos que no exista el desequilibrio y no haya esas diferencias porque vamos a llegar a que todos los puntos sean para Real Madrid y Barcelona y que los puntos en los partidos entre ellos decidirán la Liga", explicó el dirigente sevillista.
En este sentido, dio datos sobre las distancias a nivel de títulos y puntos de los últimos años, y aventuró que si la situación sigue así, "los próximos años el título estará vendido" a los dos grandes.
Por su parte, el presidente del Athletic Club, Fernando García Macua, aseguró que de nada le sirve a él tener el dinero que le puedan ofrecer los grandes clubes para fichar a sus futbolistas, dejando claro que lo que su club quiere es "competir" y "tener los activos en el césped y no en el banco".
"Quiero tener a Fernando Llorente y que el reparto me permita que el Fernando Llorente del futuro siga y que el Athletic también pueda aspirar a tener al Xabi Alonso de dentro de diez años. Nuestro planteamiento es constructivo y equitativo", recalcó el máximo mandatario del equipo bilbaino.
Mientras, el encargado de defender la propuesta de los 13 fue el presidente de Osasuna, Patxi Izco, que explicó que "sin ser una maravilla", les sirve para "estar en el camino de alcanzar los objetivos".
"Entendemos que ha habido un gesto de los grandes de ceder una parte de su situación de privilegio. Es un acuerdo voluntario que hemos suscrito y al que nos gustaría que se adhirieran los demás", indicó.