21 días... sin saber nada

.

La periodista del programa 21 días de Cuatro, Samantha Villar, imputada por un presunto robo de hierros mientras realizaba un reportaje de la vida diaria de una familia perteneciente al asentamiento chabolista de El Vacie, en Sevilla, ha asegurado hoy ante el juez que ignoraba lo que iban a hacer sus acompañantes y que pensó que se trataba de una broma.
Un portavoz de la defensa, a preguntas de los periodistas, han indicado que los comentarios en los que la propia reportera sospecha haber cometido un robo y dice tener "el corazón a dos mil por hora" se explican porque son "típicos de este tipo de programas".
Samantha Villar ha informado al juez sobre su tipo de contrato, lo que cobra por cada programa y ha afirmado que no abonó "ningún tipo de cantidad" por vivir en la chabola, aspectos de los que se encarga su empresa, según el texto de su declaración, a la que ha tenido acceso Efe.
Fuentes del caso explicaron a los periodistas que, en su declaración de 20 minutos ante el Juzgado de Instrucción número 7, la reportera ratificó la declaración realizada previamente ante la Guardia Civil y aseguró que "no tenía ni idea" de que se fuera a producir este presunto robo, por el que están llamados a declarar el próximo jueves los miembros de la familia que participaron en el mismo.
Esta declaración se produce después de que los hechos que ahora se le imputan fueran , en la que la periodista convivía con una familia del asentamiento de El Vacie y les acompañaba en sus actividades diarias. denunciados por una empresa propietaria de los hierros -que valoraron el material en 935 euros- tras la emisión del reportaje titulado 21 días en una chabola
En el vídeo aportado al juzgado se ve a la reportera conduciendo la furgoneta, dado que era la única del grupo que tenía carné, vigilando la operación de carga de la chatarra y con expresiones de nerviosismo. El programa objeto de la denuncia se emitió en abril pasado y ahora la reportera puede ser imputada como presunta cómplice, cooperadora necesaria o por no haber denunciado el delito.